¿Se equivoca Bose en la NFL como Sony en el Mundial?

0
  • El gigante de los auriculares Bose ha alcanzado un acuerdo con la NFL para prohibir el uso de cualquier auricular y otros dispositivos no pertenecientes a Bose durante actos oficiales de la liga
  • Bose suministrará los auriculares de los entrenadores en la NFL y sigue los pasos emprendidos por Sony durante el Mundial 2014, con un pobre resultado para la multinacional japonesa

Uno de los grandes gigantes del sector, el fabricante de auriculares Bose, acaba de alcanzar un importante acuerdo con la NFL que le reportará importantes beneficios de cara a su estrategia de expansión dentro de la liga durante los próximos años.

El sustituto de Motorola

Año 2012. Para sorpresa de muchos, incluso la propia NFL, la multinacional Motorola anuncia de imprevisto su decisión irrevocable de no renovar el contrato que le unía a la liga una vez finalizara el acuerdo que tenían ambas entidades y por el que la multinacional desembolsaba alrededor de 40 millones de dólares anuales, algo que ocurriría al término de la siguiente temporada, es decir, la 2013/2014.

Con esta enorme losa encima, la de perder a un importantísimo patrocinador como lo era Motorola, pero sobre todo, perder 40 millones de dólares anuales, la NFL anunció el pasado mes de marzo que sería otro gigante del sector, Bose, la que tomaría, a partir de la nueva temporada, el relevo de Motorola, pasando la compañía a desempeñar un nuevo rol como suministrador de los cascos y auriculares de los entrenadores en la NFL, completamente diferente al que ya tenía y que le confería el estatus de Official Home Audio Sponsor.

Un nuevo paso, aún más allá

Esta era la situación hasta que, hace tan sólo unos días, ambas partes alcanzaron un nuevo acuerdo por el cual cualquier jugador de la NLF deberá utilizar exclusivamente sus accesorios en comparecencias de prensa y actos oficiales de la NFL, prohibiendo en todo momento la utilización de elementos que no pertenezcan a la compañía y tratando de poner coto a la intromisión de compañías como Beats Electronics a través de sus embajadores dentro de la NFL.

Se da la circunstancia que Bose no hace más que seguir los mismos pasos dados por otra multinacional, Sony, durante el pasado Mundial de Fútbol de Brasil 2014, con un pobre resultado (al menos no el esperado) para la compañía. Tal y como contamos en su momento, Sony, con la colaboración de FIFA, también alcanzó un acuerdo con el organismo para obligar a los futbolistas a utilizar dispositivos de Sony en actos y eventos oficiales de FIFA durante el Mundial con el único objetivo de reducir e infravalorar al máximo la exposición que estaba adquiriendo Beats con sus cascos a través de sus embajadores.

Un boomerang de ida y vuelta

Sin embargo, la jugada no salió tal y como pretendía Sony sino más bien todo lo contrario. Su estrategia se convirtió en un peligroso boomerang de ida y vuelta que, lejos de infravalorar la repercusión y notoriedad mediática de Beats durante el Mundial, consiguió todo lo que no buscaba.

La medida adoptada por Sony fue portada en multitud de medios de comunicación, lo que le permitió ganar una enorme publicidad gratuita a Beats ante los medios, que se preguntaban una y otra vez qué tenían los cascos de Beats para que Sony no los quisiera ni ver. La expectación por los mismos fue tal que incluso se convirtieron en un objeto de deseo entre los aficionados, lo que disparó las ventas de los cascos de la compañía Beats. ¿Ocurrirá lo mismo con Bose?