Rusia quiere acoger la Copa del Mundo FIBA del año 2019

0

Rusia está meditando muy seriamente plantear una oferta ante la Federación Internacional de Baloncesto, la FIBA, para optar a ser sede del Mundial de la especialidad del año 2019, según ha manifestado el comisario de la Federación Rusa de Baloncesto, la RBF, Alexander Krasnenkov.

Rusia, que organizará la Copa del Mundo FIFA del año 2018, pretende aprovechar toda la inversión que realizará en infraestructuras, logística y organización para, un año después, acoger el mismo evento en el baloncesto.

Con ello, la apuesta rusa por el deporte en esta década se consolida. No debemos olvidar que Rusia acogerá, en la ciudad de Sochi, en el año 2014, los Juegos Olímpicos de Invierno para, tan sólo cuatro años después, acoger el Mundial de Fútbol de la FIFA. Desde la Federación Rusa de Baloncesto están más que convencidos de que son capaces de organizar un evento de este calibre tan sólo un año después de organizar el Mundial de Fútbol del año 2018.

Pero no sólamente en estos acontecimientos deportivos ‘mayores’ se basa el argumento de los rusos. Rusia también acogerá otros eventos de menor relieve a nivel mediático pero que supondrá un importante esfuerzo y una mayor proyección de Rusia como propulsor del deporte. Así, este mismo año tendrán lugar los Campeonatos del Mundo de Atletismo y la Copa del Mundo de Rugby. En el año 2016 acogerán el Mundial de Hockey sobre hielo. Precisamente la idea inicial de la Federación Rusa de Baloncesto fue pujar por el Mundial de Baloncesto FIBA para el año 2018, aunque el gobierno ruso paralizó las actuaciones orientadas en ese sentido ante la gran cantidad de eventos deportivos que Rusia acogerá, como decimos, en tan corto espacio de tiempo. 

Sin embargo, el cambio de la FIBA en celebrar su mundial no a los cuatro años como hasta ahora, en el año 2018, sino de manera excepcional en el año 2019, basándose en el hecho de incrementar el número de participantes de 24 a 32 equipos, han puesto nuevamente a los rusos en el intento de conseguir el beneplácito de su gobierno para optar a acoger dicho evento.