McIlroy demanda a Horizon Sports Management, la agencia que le representaba

0

Lo adelantábamos hace tan sólo unos meses. McIlroy no estaba conforme con sus actuales representates, la empresa con sede en Dublin, Horizon Sports Management, y tenía previsto desvincularse de ellos lo antes posible para constituir su propia agencia de representación, que sería la encargada de llevar a partir de ahora todos los asuntos extradeportivos, en la rama comercial principalmente, del jugador de golf.

Tras la ruptura del jugador irlandés con el que fuera su mentor, Chubby Chander, McIlroy se incorporó a la agencia Horizon Sports Management, una firma especializada en la representación de grandes deportistas bajo la cual el golfista firmó uno de los acuerdos de sponsorización más importantes de la historia del deporte: el alcanzado con la firma norteamericana Nike, a razón de 10 años y algo más de 200 millones de dólares.

Sin embargo, por el mes de mayo de este 2013, tal y como anunciábamos, las intenciones de McIlroy estaban bastante alejadas de la posibilidad de continuar con Horizon Sports Management, disconforme con las personas encargadas de mover sus negocios tanto dentro como fuera de los campos de golf. De este modo, la intención del irlandés no sería otra que la de crear una sociedad integrada por familiares suyos que se encargara de la gestión de estos asuntos, un proyecto al que bautizó con el nombre de Rory McIlroy Inc, una nueva compañía que en teoría se encargaría de llevar los asuntos del jugador.

Desde ese instante, el proceso entró en fase judicial, con los abogados del jugador llevando a cabo la desvinculación que le unía a Horizon, que han visto no sólo como perdería a uno de sus valores franquicias sino que además el encargado de encabezar el nuevo proyecto del irlandés no sería otro que un viejo conocido de la agencia, Donal Casey, un empresario irlandés que trabajaba precisamente para Horizon Sports como director de estrategia.

El movimiento no gustó para nada en Horizon que, evidentemente, acudió a los tribunales para defender la vigencia de un contrato firmado en su día por cinco años de duración y que ven como ahora, apenas dos años después, es roto de manera unilateral por el deportista. Para colmo de Horizon, la agencia ha visto como el que ha interpuesto una demanda judicial contra la misma ha sido el propio McIlroy que reclama a la compañía alrededor de 7 millones de euros en concepto de honorarios indebidos cobrados por la agencia, a la que McIlroy ha abonado cerca de 7,5 millones de euros en concepto de comisiones por las firmas de sus diferentes acuerdos comerciales, alegando que la explotación de su imagen está infravalorada por la compañía.

Desde la compañía se defienden alegando que bajo su amparo, McIlroy ha logrado firmar uno de los mayores acuerdos extradeportivos a nivel comercial en toda la historia del deporte, el ya comentado acuerdo con Nike y, además, esgrimen que para el año 2014 la compañía ya tenía acuerdos comerciales casi cerrados que reportarían a McIlroy cerca de 30 millones de euros, argumento éste que no parece ser lo suficientemente consistente como para que McIlroy recapacite su decisión.

La cuestión está en el Tribunal Supremo británico que ha citado a las partes para un juicio que se resolvería muy probablemente bien entrado ya el año 2014, lo cual supone una cierta inseguridad acerca de quién debería gestionar los derechos comerciales del irlandés durante ese periodo.

Además, Horizon pretende pasar al ataque y reclamar a su vez a McIlroy una compensación por ruptura unilateral del contrato antes de la finalización del mismo que ascendería a cerca de 3 millones de euros.

Mientras tanto, ya hay posicionamientos en ambos lados. Por una parte, Graeme McDowell, uno de los grandes responsables de que McIlroy acabara firmando por Horizon Sports Management, criticó irónicamente la decisión del jugador al que acusa de buscar excusas ‘infantiles’ para romper la relación con una entidad que fue la encargada de negociar el supercontrato de 250 millones de dólares con la firma norteamericana Nike: “No sé de qué se queja. No creo que Horizon haya estado dándole clases de golf o diciéndole cómo tiene que jugar”, en clara alusión al supercontrato que firmó la estrella irlandesa con Nike gracias a Horizon.

En el lado opuesto, está su compañero en la Ryder Cup, Lee Westwood, que seguirá con International Sports Management, la anterior agencia de McIlroy antes de dar el salto a Horizon, afirmó que la marca McIlroy ha crecido tanto que no cree que sea necesario la asociación con esta o aquella agencia puesto que es algo que se logra vender por sí sola.

Lo cierto es que la nueva sociedad ya está creada, Rory McIlroy Inc, y está integrada por Donal Casey, un empresario irlandés que será el hombre fuerte en este proyecto y que trabajabac omo hemos dicho para Horizon Sports. Un amigo de la infancia de McIlroy, Barry Funston, se encargará de la Fundación Rory McIlroy, mientras que el padre del jugador, Gerry McIlroy, será el que personalmente lleve todos los asuntos que afecten a sus hijos para que este se centre en el golf y no en problemas ajenos al mismo.