Cristiano Ronaldo podría verse obligado a dejar de ser CR7

0
Cristiano Ronaldo promocionando su marca
  • Un estadounidense asegura haber registrado la marca CR7 en el año 2009
  • La batalla entre JBS, empresa que comercializa la marca de Cristiano Ronaldo y Christopher Renzi ha acabado en los tribunales con el estadounidense con capacidad supuestamente que fue el primero en registrar y utilizar dicha marca

Serio revés el que se le presenta a la estrella internacional del Real Madrid, Cristiano Ronaldo, en su faceta más alejada de los terrenos deportivos y más centralizada en el mundo de los negocios. Y es que, para desgracia del portugués, su intención de lanzar una completa línea de productos bajo su propia marca, CR7, está en serio riesgo de venirse abajo con las últimas noticias que llegan, precisamente, de los Estados Unidos, un país que en los últimos días ha tenido un papel protagonista en las andaduras del jugador luso fuera de los terrenos de juego.

La marca CR7, registrada por un estadounidense

Christopher Renzi es el nombre de un ciudadano estadounidense que asegura ser el propietario de la marca CR7 y para demostrarlo, no ha dudado en emprender una dura (y más que probablemente costosa) batalla legal para determinar la propiedad de dicho emblema por medios legales.

Renzi dirige en Rhode Island una empresa bautizada con las siglas de su nombre y el día de su cumpleaños, CR7 (Renzi nació un 7 de Octubre). Renzi, avispado hombre de negocios, registró la mencionada marca en el año 2009 para desarrollar una línea propia de vaqueros y camisetas, además de una serie de ejercicios de fitness de 7 minutos de duración recogidos bajo las siglas CR7 igualmente.

 

Los calzoncillos de la discordia

Todo transcurría de manera normal en la vida de Renzi hasta que cayó en sus manos, por pura casualidad, unos calzoncillos que comercializaba una empresa textil danesa, JBS, que para mayor sorpresa aún de Renzi, era la encargada de poner en el mercado norteamericano dichos calzoncillos, pertenecientes a la marca CR7 de Cristiano Ronaldo.

Renzi se dio cuenta de manera inmediata que el mercado norteamericano no podría cobijar a dos marcas idénticas, por lo que se adentró en una batalla legal a la que ha respondido JBS, que considera que el mercado norteamericano es demasiado pequeño como para permitir la coexistencia de dos marcas idénticas. JBS pretende que sea Renzi el que cambie el nombre de su empresa, asegurándose que ellos tienen los derechos de la marca CR7 para todo el mundo.

No obstante, la batalla se presume larga. El abogado de Renzi, Michael Feldhuhn,  que no se trata de ver quién es más famoso en el mundo entero, puesto que Cristiano Ronaldo  es mundialmente conocido. Se trata de conocer quién registró y utilizó esa marca primero y, asegura, posee los suficientes elementos de juicio como para demostrar que fue su cliente.