Roma volverá a intentarlo con la bendición del Papa

0
El Papa Francisco bendiciendo la bandera olímpica
  • Roma vuelve a postularse como candidata a unos Juegos Olímpicos, esta vez los del año 2024
  • La ciudad italiana ya retiró su candidatura a los Juegos Olímpicos del año 2020 por la crisis económica

Cuando en el año 2012, en plenitud de la crisis económica que todavía asola Europa y gran parte del mundo, Roma anunció su retirada de la carrera olímpica por hacerse con los Juegos del año 2020, unos Juegos que finalmente han recalado como sabemos en Tokio, pocos especialistas se sorprendieron. La candidatura romana se sustentaba en unos pilares muy poco sólidos, sobre todo en lo que a la financiación de la misma se refiere, lo que dio lugar a que los máximos responsables del proyecto consideraran necesario abandonar el mismo ante la más que evidente imposibilidad de poder acometerlo dada la coyuntura económica que vivía Europa en general e Italia muy en particular. Ahora, apenas dos años después, parece que todo ha cambiado para que la capital italiana pueda volver a postularse.

Una decisión precipitada

Sin embargo, aquello que parecía tan obvio, el que Roma y sus organizadores retiraran dicha candidatura, no lo era al parecer tanto. Tan sólo diez meses más tarde, su máximo defensor, el alcalde de la ciudad, Gianni Alemanno reconocía públicamente que quizás se precipitaron al retirar la candidatura, motivado por la insistencia del gobierno central en recalcar la imposibilidad de acometer un proyecto en el que se podría incurrir en costes faraónicos tal y como estaba ocurriendo con la ciudad de Sochi para sus Juegos de Invierno de este mismo año 2014.

Pero aquel reconocimiento llegaba, sin embargo, tarde y provocó decisiones irreparables en el movimiento olímpico italiano. Quizás la más importante, la dimisión irrevocable que presentó el Vicepresidente del Comité Olímpico Internacional, el italiano Mario Pescante, que, avergonzado, decidió retirarse de la escena olímpica internacional de manera definitiva, lo que supuso un duro golpe para la fortaleza de Italia en ese movimiento olímpico a nivel mundial. Todo terminó con la aspiración, reconocida abiertamente hace apenas diez meses, del ministro de deportes italiano de que Italia ahora sí que estaba, dos años después, en disposición de presentar una candidatura a los Juegos Olímpicos del año 2024, con un proyecto innovador y, sobre todo, respetuoso en cuanto a sus costes, aunque quedaba por determinar quién sería la ciudad que trataría de devolver a Italia unos Juegos Olímpicos.

Roma volverá a intentarlo con la bendición del Papa

Y aunque no había nada confirmado, todas las papeletas apuntaban nuevamente a la ciudad de Roma como firme candidata para representar el proyecto italiano. Hace ahora justo siete días, el gobierno italiano dio a conocer que Roma sería la candidata con la que Italia trataría de traerse los Juegos Olímpicos del año 2024 después de los celebrados en el año 1960.

Ese anuncio propició que el propio Papa Francisco diera sus mejores deseos para la candidatura olímpica romana, algo con lo que pretenden jugar los organizadores de dicha candidatura. No en vano, ya se especula con que competiciones como Tiro con Arco o incluso el Badminton podrían celebrarse en la Plaza de San Pedro o en los Jardines Vaticanos.

No lo tendrá, sin embargo, fácil la candidatura romana. Para la cita olímpica de 2024 ya se han postulado países como Alemania (aún está por decidir si con Hamburgo o Berlín), Turquía, Qatar, Sudáfrica, Hungría, Francia o los Estados Unidos.