Río 2016 busca patrocinadores locales

0

La crisis económica existente a nivel mundial es uno de los grandes lastres que se están encontrando los grandes eventos del mundo del deporte para encontrar esos otroras acaudalados patrocinadores que estén dispuestos, como antaño lo estaban, a poner en cima de la mesa el dinero necesario para unir su imagen a la del citado acontecimiento en cuestión y permitir gozar de viabilidad económica suficiente al mismo.

Ante este panorama, al que no son ajenos prácticamente ninguno de los acontecimientos deportivos que se proyectan poner en marcha en un horizonte temporal que ronda el corto y medio plazo, los organizadores de los próximos Juegos Olímpicos de Río del año 2016 han cambiado de estrategia para tratar de suplir la carencia del dinero procedente de esas grandes firmas comerciales, orientando sus esfuerzos hacia la captación de otro tipo de patrocinadores.

Así las cosas, Renato Ciuchini, director general de los Juegos Olímpicos de Río 2016, en una entrevista concedida a The Associated Press, ha ratificado este cambio de estrategia al afirmar que el objetivo actual del Comité Organizador de dichos juegos es tratar de envaucar a patrocinadores locales en la ardúa tarea de sponsorizar el evento con el objetivo único de cubrir cualquier falta de fondos que la ausencia de grandes sponsors pudiera provocar y evitar depender, al máximo en lo que puedan, de ayudas gubernamentales.

Con este cambio de estrategia, el Comité Organizador pretende generar entre 1.300 y 1.500 millones de dólares en ingresos de patrocinadores nacionales, lo que vendría a duplicar lo conseguido hasta ahora, 650 millones de dólares, y superar con creces los 1.100 millones recaudados en los Juegos Olímpicos de Londres 2012.

El mensaje parece ir destinado hacia las voces que desde el mismo Comité Organizador afirmaban hace tan sólo unos meses que serían necesarios 700 millones de dólares procedentes de la administración para hacer viable el presupuesto de Río 2016, algo que generó fuertes críticas en la sociedad brasileña.

Con este cambio de orientación en la política de captación de sponsors, y sobre todo si las cifras son posibles, se evitaría tener que recurrir a la ayuda oficial para organizar los juegos. En este sentido, los ingresos procedentes de esos patrocinadores locales o nacionales debe alcanzar para cubrir al menos el 20% del presupuesto de los Juegos brasileños, un objetivo que aún está a conseguir a poco más de 1.000 días para que dé comienzo la cita olímpica.