Reebok intentó fichar a LeBron por 10 millones de dólares

1
878
LeBron James
Reebok pudo fichar a LeBron James por 10 millones de dólares
  • Fue justo antes de dar el salto a la NBA y antes de que Nike consiguiera hacerse con uno de los jugadores llamados a hacer historia en el baloncesto mundial

El mundo del marketing deportivo esconde historias que en muchas ocasiones, como es el caso, salen a la luz contadas por sus propios protagonistas. Es lo que ha pasado con el intento (fallido) de Reebok por hacerse con los servicios de un joven y prometedor estudiante jugador de baloncesto llamado LeBron James.

Una historia diferente

La historia del deporte y del marketing deportivo está escrita basada en pequeños detalles, muchos de los cuáles, de haber sido diferentes, habrían dado lugar a un escenario completamente distinto al que en la actualidad conocemos. Y si hay una de estas historias que pudo haber sido completamente distinta a lo que en la realidad es hoy, esa es, sin lugar a dudas, la de LeBron James.

De todos es sabido que el crack de los Cavaliers fue un niño prodigio en el mundo del baloncesto. Sin pasar por el baloncesto universitario, LeBron pasó directamente de la escuela secundaria a la NBA, lo que provocó que hiciera historia dentro de la Mejor Liga de Baloncesto del planeta a nivel deportivo.

A nivel extradeportivo, desde el punto de vista del marketing deportivo, también lo hizo al aceptar una oferta de 90 millones de dólares por siete años de contrato que ponían encima de la mesa allá por el año 2003 los responsables de Nike al joven jugador para hacerse con sus servicios, una cantidad desorbitada en opinión de la marca que más papeletas tenía para hacerse con el jugador, adidas, por un jugador que ni siquiera había pasado por el exigente filtro del baloncesto universitario.

Reebok quiso fichar a LeBron

Nunca podremos conocer qué habría sido del mundo del baloncesto, de la NBA, del propio LeBron y de la supremacía que en la actualidad ejerce Nike si finalmente a los responsables de adidas le hubiera resultado interesante, en términos de rentabilidad, hacerse con el joven jugador y evitar que éste aceptara la oferta que le puso sobre la mesa Nike.

Hasta aquí la historia conocida. Sin embargo, en el guión de esta película han aparecido nuevos personajes cuya existencia se desconocían y que bien pudieron dar un giro radical al desenlace final de la misma. Así, según ha confesado el propio LeBron James en un documental, no fue Nike la primera firma que se fijó en él. Tan sólo unos meses antes, Reebok, por entonces con una imponente imagen en el deporte USA, puso encima de la mesa del joven jugador un contrato de 10 millones de dólares por hacerse con sus servicios.

“Pagaba de alquiler unos 17 dólares al mes y ahora me encontraba encima de la mesa un cheque de 10 millones de dólares por fichar con Reebok”. La tentación fue enorme aunque, como reconoce el propio LeBron, su padre y sus representantes le hicieron ver que si ofrecían esa cantidad ahora era porque algo todavía mejor estaba a punto de llegar. Tan sólo unos meses después Nike fichaba a LeBron por 90 millones de dólares en un contrato que muchos catalogaron de una “auténtica locura” pero que el tiempo ha acabado dando la razón a los visionarios responsables de la marca del swoosh para convertirlo en uno de los contratos que, sin duda alguna, cambiaron el escenario del mundo del baloncesto.