Reebok diseñará las zapatillas del hombre más alto de los EE.UU.

0

¿Marketing o solidaridad? ¿Estrategia comercial o acción social? Este es el debate que ahora mismo se impone en los Estados Unidos con la decisión de Reebok de diseñar las zapatillas al hombre más alto del país.
La historia es la siguiente: Igor Vovkovinskiy es ciudadano norteamericano que, para su suerte o su desgracia, tiene el honor de ser considerado el hombre más alto de todos los Estados Unidos. Su estatura: 2,34 metros.

Y a parte de este ‘honor’, y como consecuencia de su altura, Vovkovinskiy sufre un auténtico drama con sus pies, a los que ha sometido ya a más de 16 intervenciones quirúrgicas en apenas 6 años como consecuencia de utilizar zapatos no ajustados a sus necesidades, hecho este que le causaba grandes daños en dichas extremidades y que le han tenido en un estado casi de reclusión social durante este periodo.

La solución: el diseño de unos zapatos especiales adaptados a sus necesidades, hecho éste que siendo extremadamente caro, supondría un ahorro mucho mayor al que supone tener que someterse a intervenciones quirúrgicas cada dos por tres para paliar o disminuir los daños de utilización de zapatos no adecuados. El precio de cada par: entre 12.000 y 20.000 dolares. Al menos ese es el coste que ha estimado Reebok que le supondrá llevar a cabo todo el proceso de estudio, diseño y fabricación de estos zapatos especialmente diseñados para  Vovkovinski.

Para dar solución a este problema, Reebok ha diseñado una estrategia con el objetivo de que el calzado tenga la resistencia suficiente para
soportar su talla. Para ello, Vovkovinskiy ha tenido que acudir a las instalaciones de Reebok donde se tomaron en cuenta
distintas áreas, como la resistencia a la presión, la necesidad de
contar con huellas en goma, una máquina de resonancia en tercera
dimensión para hacer un mapa con la forma de sus pies y calibradores
para conocer la medida precisa de longitud.

Y en esta labor ‘altruista’ de la compañía, que se ha prestado de manera desinteresada a ayudar al norteamericano, es donde se han recibido las mayores críticas.  Desde las compañías rivales se echa en cara a Reebok el hecho de querer aprovechar un problema como estrategia de marketing, para tratar de promocionar su marca. En el lado opuesto se sitúan aquellos que piensan que estos que ahora atacan a Reebok han tenido todo el tiempo del mundo para tomar ellos la postura que ahora está adoptando Reebok.

Sea como fuere, el caso es que, bien como consecuencia de una campaña de marketing o bien como consecuencia de una verdadera acción social, los problemas de Vovkovinskiy van a ver pronto solución.

¿Tú qué crees? ¿Solidaridad o Marketing?