Reebok asesta otro duro golpe a adidas con la polémica con Rick Ross

0

Rick Ross es un conocido rapero norteamericano de gran resonancia mediática en los Estados Unidos gracias en parte a sus canciones, gracias en parte a las continuas polémicas en las que suele hayarse inmerso, como la ocurrida a principios de año donde su flamante Rolls-Royce acabó empotrado rodeado de decenas de casquillos de bala, caso que no ha llegado a aclararse del todo.

Sin embargo, hasta ahora estas polémicas afectaban a su persona principalmente. Sin embargo, el último escándalo del cantante está teniendo unos ‘daños colaterales’ que dan buena cuenta de cómo los actos del cantante no son calibrados ni por él mismo y no considera las posibles consecuencias que sobre terceros relacionados con él pudiera tener.

La historia es sencilla. Rick Ross ha editado un nuevo single en el que se vanagloria de drogar y violar a una mujer. Es más que evidente que no pasaría mucho tiempo para que la polémica en torno al mismo saltara de nuevo con este argumento como motivo principal. Y así ha sido. Cientos de críticas han sido vertidas en contra del autor y de la canción, miles de protestas a través de las redes sociales, entablándose una encarnizada ‘lucha’ entre los defensores y los detractores del rapero e incluso una asociación, Ultraviolet, integrada por defensores de los derechos de la mujer y en contra de las actitudes discriminatorias y denigrantes para la misma, además de atletas y deportistas que se han unido a las críticas.

Sin embargo, en todo este asunto hay una tercera parte afectada enormemente que está viendo como la polémica le está costando más de un disgusto. Hablamos de la marca de ropa deportiva Reebok, que tiene entre sus embajadores precisamente al rapero Rick Ross para promocionar su ropa casual y sus zapatillas en diferentes colecciones gracias a un contrato firmado a finales de marzo del año pasado. Pero hasta el punto es preocupante esta situación para Reebok que la compañía ha visto como las consecuencias de sus polémicas letras denigrando a la mujer en sus canciones han desvirtuado hacia una enorme crítica hacia la marca por no dar un paso adelante y criticar públicamente la actitud del cantante o incluso romper el acuerdo con el rapero.

Ante esta pasividad de la marca, la misma se ha convertido en objeto de las iras de los críticos con la actitud de Rick Ross hasta el punto que esta pasividad ha motivado la incorporación a la corriente crítica de múltitud de atletas y deportistas, profesionales y amateur, que exigen a la firma una actitud mucho menos condescendiente con el cantante.

El asunto tiene más que preocupado a la marca por las connotaciones que el mismo está adquiriendo. Así, además de recogerse firmas contra la marca por su permisibilidad, hay convocada una manifestación ante las puertas de una de las mayores tiendas Reebok de todo Nueva York en el día de hoy.

El asunto ha traspasado las fronteras de Reebok y la preocupación se ha instalado en la casa matriz, adidas, que ve como la ‘filial’ no sólo no deja de darle quebraderos de cabeza en el plano económico (las malas cuentas de Reebok han supuesto un importante lastre que han llevado a que adidas presentara en el último trimestre de 2012 pérdidas, números negativos que han llegado por la mala gestión de Reebok) sino que ahora ven con preocupación como todo este asunto puede afectarle seriamente tanto en imagen como económicamente, puesto que los críticos con Rick Ross y Reebok han amenazado con boicotear los productos de la firma de ropa deportiva en caso de no deponer su actitud.

En definitiva, otro quebradero de cabeza más para adidas procedente de Reebok a ritmo de rap que comienza a preguntarse si los sin sabores que le supone Reebok merecen realmente la pena.