Red Bull entra en la batalla por hacerse con el Valencia CF

0

Del 24 de febrero al 03 de marzo. Este es el periodo para que los interesados en hacerse de manera definitiva con el Valencia CF presenten sus respectivas ofertas, vinculantes, en un proceso que ya se antoja largo y que, además, comienza a dejar caídos por el camino.

El Valencia CF, o más concretamente su adquisición, se ha convertido en una importante operación que los grandes grupos y fondos de inversión están comenzado a catalogar como de alto riesgo dado, sobre todo, el run run interno que no cesa entre los actuales dirigentes del club ché.

Sin embargo, el club sigue siendo una perita muy apetecible para las grandes firmas, lo que motiva que cada día que pasa se conozcan potenciales nuevos nombres que estarían, presumiblemente, interesados en adquirir el club de Mestalla.

Pero al igual que aparecen cada día nuevos candidatos, también cada día vamos conociendo, más por omisión que por la realización de acciones, la desaparición de otros que se quedaron en el camino. Así, tal y como informa el diario ABC, una de las empresas que más sonó en su momento para hacerse con el club ché, la estadounidense Global Emerging Markets, ha desaparecido sin dejar rastro. Lo mismo ha ocurrido con el fondo de capital británico HIG, que se unión al grupo inmobiliario Pluis Groupha. Y el último gran desaparecido, hasta la fecha, la del asiático Peter Lim, que llegaba de la mano de Amadeo Salvo pero que a las primeras adversidades ha desaparecido de la primera plana.

La pregunta que se hace ahora mismo, después de esto, el aficionado valencianista es obvia: ¿quién opta a quedarse con el club? Según el citado diario, cinco son los grandes aspirantes a hacerse con las riendas de un club tan apetecible como el Valencia.

El primero, además el favorito de Bankia por las condiciones de pago y la reducida quita sobre la deuda que mantiene el club con la entidad financiera, sería el fondo de capital riesgo norteamericano Texas Pacific Group, TPG, que pagaría 260 millones por los créditos y otros 140 para concluir el nuevo estadio.

La segunda candidata sería una empresa con sede en Londres y con capital árabe, que apunta a ser el fondo soberano de Arabia Saudí, que aportaría una oferta golbal que llegaría a los 450 millones de euros, superior por tanto a la de TPG.

El dinero ruso también tiene puestos sus ojos en el Valencia. Así, en tercer lugar aparece un fondo ruso con activos basados en el gas, y que ha sido ofrecido por el promotor urbanístico Mijail Boskov a socios locales. Sin embargo, este es el proyecto más verde y su inversión podría rondar los 400 millones de euros.

En las últimas semanas, la compañía International Stadia Group, ISG, que recientemente ha cerrado un importante acuerdo con el Atlético de Madrid para gestionar y explotar el nuevo estadio del club rojiblanco y que está involucrada en el estudio de la remodelación del Camp Nou, también ha hecho acto de presencia. Cuenta como punto fuerte con la operación la avala el Deutsche Bank.

Pero sin duda, la gran sorpresa la ha dado Red Bull, el último en llegar cronológicamente hablando, pero quizás el que más sorpresa y expectación haya causado. Red Bull no es nueva en estas lides. Posee ya hasta cinco equipos de fútbol: el New York Red Bull, el Campinas, el Sogakope, el Salzburgo y el Leipzig. La estrategia pasaría por comprar las acciones a través de una sociedad interpuesta para evitar conflictos con otros clubes.

Las espadas están en todo lo alto. El próximo 24 de febrero se abre el plazo para conocer, definitivamente, quiénes presentan oferta. El 03 de marzo se cierra el mismo. Y en un plazo que todos pretenden que sea corto se conocerá al nuevo propietario del Valencia CF.