Rechazado el proyecto del nuevo estadio de los Vikings

0

Malas noticias para los aficionados de los Vikings de Minnesota.
La Cámara de Representantes del estado de Minnesota vertió un jarro de agua fría sobre los preocupados aficionados de los Vikings de la NFL al rechazar la construcción del nuevo estadio de la franquicia, que garantizaría su continuidad en el estado, por nada menos que nueve votos en contra, por tan sólo seis favorables.

Los diez años de dura concienciación de la población para hacer ver la necesidad de construir un nuevo Dome en pleno centro de Minneapolis para la franquicia que garantizara su presencia en la ciudad, no han obtenido fruto en una decisión que ya muchos consideran un auténtico ataque directo a la economía no sólo de Minneapolis, si no de todo el estado.

El proyecto contaba con un estudiado planing de financiación que permitiría hacer frente a la enorme inversión de 975 millones de dolares a los que se debía hacer frente: un 40% de esa cantidad, aproximadamente 398 millones de dolares, se sufragarían con impuestos fiscales en juegos de azar; un 15%, unos 150 millones de dolares aproximadamente, serían aportados por la propia ciudad de Minneapolis; y el resto, un 45%, unos 427 millones de euros, los aportaría la propia franquicia, que contaría con la ayuda de la NFL.

La misma franquicia es la que ha manifestado en multitud de ocasiones la necesidad de abandonar el viejo y vetusto Metrodome por un nuevo estadio ante la escasa rentabilidad económica del primero. Esta postura ha sido fuertemente respaldada por la NFL durante años que, en los últimos, y ante las continuas negativas de las autoridades, ha presionado con una seria amenaza: si no hay nuevo estadio, los Vikings, desgraciadamente para sus aficionados de Minnesota, abandonarán el condado. Ante esta disyuntiva, Mark Dayton, gobernador de Minnesota, se ha apresurado a manifestar que en todo momento él apoya la construcción del nuevo estadio pero que, desgraciadamente, la Cámara de Representantes lo ha rechazado.

Un duro golpe en definitiva para los aficionados de Minnesota y de los Vikings que ven como, muy probablemente, la franquicia se irá a Los Ángeles, que está impaciente por la llegada de los Vikings. No sería la primera ocasión en la que se produjera este traslado de una franquicia de Minneapolis a Los Ángeles. En la década de los 50, un fabuloso equipo de baloncesto, los Minneapolis Lakers, tuvieron que abandonar la ciudad y se establecieron en Los Angeles: habían nacido Los Angeles Lakers.  Más recientemente, en el año 1993, los Minnesota North Stars de la NHL abandonaron Minnesota con destino a Dallas para crear los Dallas Stars.