Rebelión contra Adidas en las universidades estadounidenses

1

Noviembre del año 2012. La Universidad de Whasington toma una decisión radical en lo 
concerniente a su relación con la marca alemana Adidas. Después de llevar varios meses de serias advertencias, la Universidad dio por roto el contrato que le unía de manera unilateral.

La decisión, drástica decisión, radicaba en los enormes problemas que las grandes firmas de ropa deportiva a nivel internacional, entre las que se encuentra Adidas, tienen con sus fábricas en Asia. Así, en el caso de Washington, después de un año de presiones recibidas por parte de un grupo de alumnos constituido al efecto para exigir a la marca alemana el cese de las penosas condiciones laborales en las que se encontraban los trabajadores de la firma en Asia.

En aquellos momentos, Adidas tenía un importante acuerdo con la Universidad de Washington para comercializar productos de dicha universidad con su famoso logotipo de las tres tiras. El 1,8 millones de dólares que la marca alemana debía en concepto de indemnizaciones a una serie de trabajadores despedidos de una de sus fábricas de Indonesia suponía una clara violación del código de conducta que la Universidad exigía a las marcas que firmaran cntratos y acuerdos con la misma.

Este hecho supuso la extinción de manera unilateral del contrato con el gigante alemán, esto es, la Universidad dejó de percibir de la marca alemana más de 100.000 dólares por la explotación comercial de la ropa con el logotipo de Adidas y el emblema de la Universidad.

La noticia causó una enorme preocupación en la firma alemana consciente de que la misma podía convertirse en un serio precedente al que agarrarse otras universidades para presionar a la firma. Y no iban muy desencaminados sus temores toda vez que en estos días hemos conocido que la Penn State University, la Universidad de Pensilvania, ha lanzado un serio aviso a Adidas para que, en el plazo de 60 días, para que proceda a solventar sus problemas laborales con los trabajadores despedidos anteriormente mencionados. En caso de no ser así, la Penn State seguirá los pasos de la Universidad de Washington y romperá unilateralmente el contrato que une a la Universidad con la firma alemana, en lo que parece ser se está convirtiendo en una seria y preocupante amenaza para la marca Adidas en el entorno universitario, en lo que es otro triunfo para la United Students Against Sweatshops, la asociación de estudiantes que encabeza las protestas.

Y tiene motivos más que sobrados para preocuparse. Entre ambas rupturas, la de la Universidad de Washington y la Penn State, se han producido otras importantes rupturas. Así, la Rutgers University siguió los pasos de Washington a finales de ese mismo mes de noviembre, mientras que la Cornell University y el Oberlin College lo hicieron a principios de este año 2013.

En definitiva, un importante y serio problema el que tiene Adidas en las universidades norteamericanas que ve, con preocupación y con recelo, la gran rival de Adidas, Nike, desconfiada de todo la enorme presión que la comunidad estudiantil está ejerciendo sobre la marca alemana y temerosa de que la misma pueda extenderse a Nike.

  • O vamos y Nike tambien no tiene problemas con sus fabricas en China y toda Asia?