Raphael Varane, el nuevo ‘objeto de deseo’ de las marcas comerciales

0

27 de Junio de 2011. El Real Madrid hace oficial el fichaje del que es considerado en aquel momento como uno de los jugadores más prometedores del fútbol francés, fichaje que se realiza siguiendo el consejo de Zinedine Zidane, que recomienda encarecidamente a Florentino Pérez el fichaje del jugador galo.

El joven futbolista, que llega al Real Madrid con apenas 18 años recién cumplidos, supone un desembolso de 10 millones de euros por parte del conjunto blanco a su club de referencia, el Lens francés. El fichaje fue enormemente criticado por muchos, que consideraron una barbaridad realizar un desembolso de tal calibre por un jugador casi juvenil que cerraría el paso a jugadores de la cantera del conjunto blanco y que, por contra, no se sabía en aquel momento cuál iba a ser realmente su progresión.

26 de Febrero de 2013. Casi dos años después de su llegada al conjunto madridista, Raphael Varane completa otro excepcional encuentro con el Real Madrid en el partido de vuelta de semifinales de la Copa del Rey de fútbol, que supone la eliminación del FC Barcelona y donde el francés ha tenido una actuación espectacular en la eliminatoria, con un gol en el partido de ida en el Santiago Bernabéu que mantuvo las esperanzas del conjunto madridista para la vuelta, y con otro gol en el Camp Nou que cerró el excepcional partido cuajado por el club blanco ante el FC Barcelona que supuso la eliminacióndel cuadro blaugrana.

Y desde ese momento, todos los focos mediáticos se volvieron hacia el francés. La evolución del jugador, que hace albergar esperanzas en el Real Madrid de convertirse en su referente defensivo “durante los próximos 10 años” como afirmó Mourinho en su día, ha hecho que todos se fijen en el francés. Su enorme rendimiento en los encuentros claves disputados esta temporada con el Real Madrid han dado la voz de alarma en las grandes marcas comerciales. Y entre ellas, como no, Adidas y Nike.

Adidas se ha dado cuenta, sin quererlo, que dentro del Real Madrid, club al que sponsoriza, tiene a la mayor promesa del fútbol francés quizás desde la retirada del gran astro Zinedine Zidane. Y eso, a Adidas, le motiva. Y le motiva porque, evidentemente, tiene en sus manos la capacidad para tratar de convencer al jugador para que fiche por los alemanes con lo cual se aseguraría un doble tanto: por un lado, fijaría a una de las que, como decimos, están llamadas a ser estrellas del presente-futuro del Real Madrid, club al que viste. Por otro lado, asestaría un duro golpe a su gran rival Nike, a la que devolvería con la incorporación de Varane a sus filas la tremenda decepción que supuso para Adidas perder a la selección francesa de fútbol después de años ligados a la misma. El sólo imaginar que el que está llamado a ser el faro y el guía de la Selección Francesa de Fútbol en un futuro más próximo que lejano pueda ser una de las estrellas de la firma alemana motiva y mucho a los responsables de Adidas, que meterían su particular “Caballo de Troya” en plena selección Nike, asestando un durísimo golpe a la línea de flotación de los norteamericanos.

Por otro lado, tenemos el otro extremo de la situación. El análisis que de la misma realiza la norteamericana Nike. En la firma de Oregon son conscientes de la enorme repercusión mediática que está teniendo estos días las excelsas apariciones futbolísticas del francés. E, igualmente, son también conscientes de que el caché del jugador sube como la espuma, a pasos agigantados. Y por eso, no quiere verse en fuera de juego ante posibles cantos de sirena que al jugador madridista le pudieran llegar desde las filas del ‘enemigo’, esto es, desde Adidas. Nike tiene un contrato con el nuevo astro del francés del que se desconoce, como suele suceder en estos casos, tanto la duración como el montante económico. Pero es más que evidente que el mismo no está a la altura a la que se está situando el jugador galo, lo cual se antoja como una amenaza para la propia Nike, que está expuesta a las embestidas que desde terreno alemán pudieran llegar por hacerse con el jugador. Por su parte, está la posición del jugador, que bien aconsejado por sus representantes, no se ha precipitado a la hora de decantarse por una hipotética renovación con Nike o de aceptar una supuesta oferta de Adidas.

¿Qué puede hacer Nike ante esto? Pues a Nike no le queda más remedio que convencer al jugador que será uno de sus principales embajadores en el presente-futuro más inmediato en la marca, con un contrato a la altura de las circunstancias. Y como prueba de que, en esas está, baste ver la última campaña de la multinacional para promocionar los nuevos jerseys de las selecciones galas. ‘Casualmente’, Nike ha optado para la campaña de su marca Nike Sportwears, por recurrir junto a otras estrellas del deporte galo, a la figura del jugador del Real Madrid como representante del fútbol francés. Curioso. Más si tenemos en cuenta que esto sucede en un jugador que aún no ha debutado con la selección absoluta francesa. Muestra más que evidente del guiño de la firma norteamericana hacia el jugador.

En definitiva, estamos ante lo que se aventura como un nuevo episodio, uno más, de la guerra Nike-Adidas. Es más que seguro que en el corto plazo veremos los movimientos de unos por retener al jugador, ampliando, mejorando o renovando el contrato que tiene, y otros por hacerse con el mismo. Un nuevo capítulo de la lucha Nike-Adidas por acaparar el trono del patrocinio deportivo, allá donde esté el protagonista o la noticia. ¿Y las otras marcas? Pues como suele suceder en estos casos, más que complicado que Puma, Reebok o alguna parecida pueda acceder a estas estrellas. Estaremos atentos.