Puma ve caer beneficio neto más de un 30% en primer semestre de 2013

0

El grupo alemán de ropa deportiva Puma ha vuelto a presentar parecidos números, negativos, en sus cifras del segundo trimestre del año, con una importante caida en las ventas en China y en el sur de Europa que ha propiciado que los datos registrados sean muy inferiores a los previstos.

La caída del consumo en China y en el sur de Europa, unido a los efectos de la debilidad del yen en la economía japonesa, su segundo mayor mercado, ha supuesto un importante descenso del 4% en sus ventas así como una disminución de hasta un 34% en sus ganancias operativas. Ello ha empujado a la marca alemana a aumentar los precios de sus productos en Japóncon el objetivo de mitigar la debilidad del yen.

Sin embargo, las previsiones para este segundo semestre recién comenzado no son nada diferentes para el grupo alemán, que estima que los datos que se registrarán propiciarán que la marca presente unos números que rondarán entre el 1 y el 5 por ciento de caída en las ventas en el conjunto del año 2013.

La reducción
de costes no fue suficiente para compensar la reducción del volumen de
negocios y la presión sobre los márgenes de beneficio, así como efectos
negativos del tipo de cambio.

Puma, que durante años había logrado un gran éxito con la venta de
prendas y calzado para uso diario, va a reducir la oferta de productos y
concentrarse en los productos deportivos.

El director de Finanzas de Puma, Michael Lämmermann, dijo que la empresa
ya “ha pasado gran parte de lo peor”.

“Pero vemos que la segunda mitad del año será muy desafiante”, según
Lämmermann.

Puma, que ha cerrado muchas tiendas que no eran rentables y que tiene
10.600 empleados, ha llevado a cabo cambios en su comité ejecutivo y
desde comienzos de julio es presidida por el noruego Björn Gulden.

Las acciones de Puma caían un 0,3 %, hasta 216,15 euros en la bolsa de
Fráncfort hacia las 12.10 horas GMT. EFECOM

Puma baja en el primer semestre el beneficio neto un 32,6 % – Expansion.com

La postura adoptada por los dirigentes alemanes, una drástica reducción de costes, no parece haber surtido el efecto deseado que no era otro que compensar la reducción de su volumen de negocio y aliviar la presión sobre los márgenes de beneficio. Ello ha motivado que la firma se consolide en su apuesta de concentrar su producción y venta en los productos deportivos y abandonar la política seguida hasta ahora de potenciar la venta de prendas y calzado para uso diario.

La drástica política interna impuesta por el grupo, con el cierre de muchas tiendas en todo el mundo dada su baja rentabilidad y el consecuente despido de muchos empleados no parece haber surtido efectos en los resultados de la compañía. Ardua labor la que tiene por delante el nuevo CEO, un ex adidas, incorporado a su puesto de trabajo el pasado 01 de julio y que tiene ante sí un reto de gran envergadura que veremos si es capaz de solventar: el noruego Björn Gulden.