Puma se ríe de Nike con la complicidad de Wenger

0
  • Tras “quitarle” al Arsenal hace tan sólo un año, Puma, con la complicidad del entrenador del club británico, Arsene Wenger, se ríe de las prendas de Nike y su calidad en la nueva campaña de la marca alemana

Mayo del año 2013. Cuando todo el mundo está pendiente de la batalla en la que se hallan inmersos nuevamente las dos grandes firmas de la ropa deportiva que dominan el sector, Nike y adidas, por mantener una y hacerse otra con uno de los grandes clubes de la Premier League, el Arsenal, cuando nadie lo esperaba, llega la noticia que marcó el final de la temporada de aquel año: Puma sería la encargada, a partir de la temporada 2014/2015, de equipar al Arsenal durante los siguientes cinco años. Desde entonces, y cada vez que puede, la marca alemana lanza guiños envenenados a su hermanastra, la multinacional alemana adidas, pero sobre todo a la hasta entonces firma que vestía al Arsenal, Nike, para hacerles ver que Puma ha vuelto a la primera plana del fútbol mundial y esta vez para quedarse.

Puma se ríe de Nike con la complicidad de Wenger

Si aún le duraba a Nike el enorme descalabro vivido en la renovación de su acuerdo con el Arsenal (dentro del sector incluso dentro de la compañía se critíca que la misma actuó con cierta prepotencia al considerar que ninguna otra oferta podría alcanzar la puesta encima de la mesa por ella misma, si acaso la de su gran rival adidas) y cuando todavía se lamía las heridas del enorme zarpazo propiciado al respecto por Puma, ahora le toca lidiar con campañas como la puesta en marcha por la marca alemana que, con la complicidad directa del máximo responsable técnico del club británico, el francés Arsene Wenger, donde la marca germana y el entrenador francés se ríen de los productos Nike y de su calidad, comparándolos para ello con los productos Puma.

Durante mucho tiempo el francés fue objeto de mofa entre los aficionados británicos por los continuos problemas que el mismo tenía con las cremalleras de las prendas de abrigo que le suministraba Nike, una situación que se hizo muy habitual en los resúmenes de televisión y que propició, como decimos, las bromas e ironías al respecto de gran parte de la afición británica, incluso de determinados medios, hacia el entrenador galo.

Tomando como referencia esa circunstancia, la marca alemana ha puesto en marcha una campaña donde afirma demuestra como Wenger ha puesto por fin punto y final a una de sus pesadillas en la Premier: lidiar con los productos Nike, reto éste al que ahora no tendrá que enfrentarse tras probar las prendas Puma. Un ataque en toda regla a la línea de flotación de Nike que habrá que ver como encaja la marca norteamericana en las próximas campañas de la misma.