¿Prepara Google su salto al mundo del ciclismo?

0
check out the best free wordpress themes

A comienzos del mes de noviembre, una noticia sorprendía al pelotón ciclista internacional: Bjarne Riss, el sempiterno director del Saxo Bank, vendía el equipo al magnate ruso Oleg Tinkov, después precisamente de la salida del banco del ruso, el Tinkoff Bank de no muy buenas maneras del equipo danés tras las críticas que el multimillonario ruso vertió sobre Alberto Contador a la conclusión del pasado Tour de Francia.  

La salida del Tinkoff Bank, como decíamos anteriormente por las duras críticas que su propietario realizó a través de las redes sociales hacia el español Alberto Contador, referente del equipo, y que deparó que Riss se posicionara al lado del español, lo que provocó la salida de Tinkov, sumió al equipo en un mar de incertidumbres a la hora de afrontar su proyecto ciclista para la temporada que viene, toda vez que la crisis de patrocinadores que sufre el ciclismo hacía misión casi imposible encontrar sustituto a los millones que llegaban desde Rusia.

Sin embargo, a comienzos de ese mes de noviembre, el mundo del ciclismo se levantaba con la noticia de la vuelta de Tinkov al Saxo Bank pero ahora no en calidad de patrocinador principal, sino con la consideración de nuevo dueño del equipo, después de que el ruso abonara una importante cantidad al propio Riss para hacerse cargo del conjunto ciclista.

Así las cosas, el ruso puso encima de la mesa 6 millones de euros para hacerse con la licencia del equipo más una cantidad que rondaría entre los 11 y los 13 millones de euros por temporada para afrontar el gasto del equipo. Además, el ruso garantizaba la continuidad de Riss como director del equipo y de Alberto Contador como nombre referente dentro de la escuadra.

De este modo, el anuncio realizado por Riss convocando a los medios en la mañana de hoy lunes en la ciudad de Londres, interrumpiendo la pretemporada que está llevando a cabo el equipo en Canarias, no tendría mayor resonancia que la propia que pudiera tener la  más que probable presentación, de manera más oficial, de la llegada de Tinkov al equipo y las novedades que ello podría suponer.

Sin embargo, todas las alarmas se han encendido en los medios de comunicación ante la posibilidad de que la convocatoria esconda una noticia mucho mayor de lo esperado, una incertidumbre que desde fuentes cercanas a Riss se han encargado de alimentar al no confirmar ni desmentir los rumores, y que en la enigmática convocatoria ya de por sí se desprende que la misma puede suponer un anuncio más que notable a nivel mundial: el desembarco del gigante Google en el mundo del ciclismo a través del equipo de Riss, Tinkov y Contador.

Para fomentar y consolidar esta teoría, un hecho clave: la citada rueda de prensa tendrá lugar en Londres, algo que no es por otro lado noticiable sino fuera por el hecho de que la misma tendrá lugar en la sede de Google en suelo británico y que la propia Google se encargará de retransmitir, vía streaming, la comparecencia.

Desde ese momento, todos los rumores han ido en el sentido de la más que probable llegada de Google al equipo de Riss. La citada comparecencia en la sede de Google no harían más que consolidar y alimentar dichos rumores. Fuentes muy próximas afirman que no sería descabellado pensar en ello por un motivo más que plausible: el año 2014 está marcado en rojo en Google para lanzar al mercado uno de sus esperadísimos productos: las Google Glass, las gafas inteligentes del gigante tecnológico que en más de una ocasión ya hemos comentado de su enorme atractivo para el mundo del deporte (hace poco menos de un mes hablábamos del interés de la Bundesliga en que sus árbitros la portaran para dirimir las jugadas polémicas) y que verían en un deporte como el ciclismo, donde la mayoría de ciclistas hacen gala de gafas durante las carreras, no sería muy descabellado pensar que el mundo del ciclismo sería el medio vehicular ideal para que Google introdujera en el mercado de una manera inmediata en la mente de los aficionados sus Google Glass.

Bien podríamos estar ante un acontecimiento decisivo para el ciclismo en general: la llegada de un gigante como Google animaría a más de una empresa a incorporarse a este deporte tan castigado por el asunto del dopaje y del que, poco a poco, de manera paulatina, en los últimos años se han ido retirando de manera gradual los más importantes patrocinadores. También podría ser que Tinkov no haya encontrado más sitio libre en Londres que la sede de Google para realizar la conferencia. A lo largo del día de hoy, lo sabremos.