Powerade y LeBron responden a Gatorade

0
check out the best free wordpress themes
Powerade y LeBron responden a Gatorade
  • Los calambres que sufrío LeBron James la pasada semana valieron a Gatorade para realizar un velado ataque a su gran competidor, Powerade, del que James es embajador
  • El segundo encuentro de la Final de la NBA  ha servido, sin embargo, para que tanto jugador como marca repliquen a dichos ataques

Uno de los hechos más comentados tras la disputa del primer encuentro de la Final de la NBA que enfrentó a los San Antonio Spurs y a los Heat de Miami fue los continuos calambres que sufrió la gran estrella de Miami, LeBron James, que le obligaron incluso a abandonar el encuentro cuando faltaban algo más de cuatro minutos para el final del mismo.

Sin embargo, fuera del aspecto meramente deportivo, y adentrándonos en el sector del marketing deportivo, lo verdaderamente destacable fue la agilidad de los responsables del departamento de marketing de la marca Gatorade, perteneciente al grupo Pepsico, para lanzar, con motivo de dichos calambres, un velado ataque a la firma para la que LeBron James ejerce como embajador, y gran rival de la primera,  Powerade, perteneciente al grupo Coca Cola.

En ese velado ataque, los responsables de marketing de Gatorade contestaron a través de su cuenta oficial en Twitter que sus atletas no tenían esos problemas pues soportaban muy bien el calor (se supone que gracias a su bebida Gatorade). El asunto cogió tan de imprevisto a Powerade que durante todo el fin de semana fue incapaz de reaccionar.

Segundo partido: reaccionan los Heat… y Powerade

Pero aquellos que daban por cantada la inesperada victoria de Gatorade sobre Powerade gracias a un inesperado hecho, estaban más que equivocados. La marca de Coca Cola  masticó dulcemente cuál sería el momento adecuado para declarar a todo el mundo que su firma es la apropiada y que lo dice el mejor jugador de la NBA.

En el segundo encuentro de la Final, esta vez sin problemas con el aire acondicionado, celebrado el pasado domingo, el crack de Miami se dejó claramente fotografiar en el banquillo de manera descarada con una botella de Powerade, que debío mostrar sin etiqueta debido a los compromisos comerciales y las normas de la NBA. Y al igual que el pasado jueves pareciera como si todos los astros se conjuraran para ir en contra de Powerade, ahora pareciera que se hubieran puesto de acuerdo para enmendar el error cometido.

Con la fotografía de LeBron con la botella de Powerade en la mano, para mayor grandeza de la marca, los Heat ganaron el segundo encuentro, consiguiendo empatar la eliminatoria. Y para más grandeza si cabe, LeBron despuntó con 35 puntos, 10 rebotes y 3 asistencias. Justo en el encuentro en el que demostraba a todo el que quisiera verlo que él bebía Powerade.

Al finalizar el encuentro, Powerade, que apenas había dicho nada en los días previos tras la polémica, lanzaba mensajes indirectos hacia su rival: “Hay fuerza en el silencio. La mejor respuesta está en la cancha”.