¿Por qué no vende camisetas Gareth Bale?

0

Desde hace unos meses es uno de los jugadores más codiciados en el panorama futbolístico mundial. Su gran rendimiento en el fútbol inglés ha sido la rampa de lanzamiento que lo ha colocado en el punto de mira de los grandes clubes europeos, donde el Real Madrid parece que, finalmente, se llevará el gato al agua. Es rico, guapo, marca tendencias en la moda, juega muy bien al fútbol y es uno de los futbolistas con mayor potencial comercial del mundo. Entonces, ¿por qué no vende camisetas?

El Real Madrid está a punto de fichar, a falta de confirmación, a uno de los jugadores con más potencial comercial y deportivo del mundo. Y sin embargo, estos no parecen ser argumentos suficientes para solucionar uno de los grandes lastres del todavía jugador del Tottenham: no vende camisetas.

A comienzos de este mes de agosto publicábamos en MD un informe de las diez camisetas más vendidas de la Premier League. Y, para sorpresas de muchos, el jugador de moda en el fútbol europeo, del que más se está hablando en estos últimos meses debido a los rumores (cada vez más certeros) que lo sitúan en el Real Madrid, rumores que dicen que a lo largo del día de hoy podría ser presentado por el club blanco, el galés Gareth Bale, no se encontraba en ese Top Ten de futbolistas que más camisetas venden en la Premier League, un Top Ten que era encabezado por el delantero holandés del Manchester United, Robin van Persie y donde se encontraban futbolistas de la talla de Fernando Torres, Luis Suárez o el Kun Agüero.

Sin embargo, por más que el aficionado podía afanarse en la búsqueda del nombre del jugador galés en esta lista, el jugador del Tottenham no parecía tener hueco en la misma. ¿A qué es debido? ¿Cómo uno de los jugadores que mayor potencial comercial se le augura en los próximos años no tenía un espacio reservado con letras mayúsculas entre los futbolistas que más camisetas venden en la Premier League?

Muchos han querido ver en la figura del propio jugador el origen del problema. Para ello argumentaban que por más que se quiera vender lo contrario, el potencial comercial de Gareth Bale está muy limitado hasta el punto de que no es ni siquiera de los rostros más nombrados por los aficionados entre sus preferencias. Sin embargo, este hecho se desmonta sólo con mirar los suculentos contratos que ha firmado el jugador en los últimos meses con firmas como BT o EA Sports, cuya portada de su FIFA 14 para el Reino Unido lleva la imagen del jugador o de la propia NBC, que lo eligió como el protagonista para su campaña de promoción de la Premier League en los Estados Unidos, contratos que ahora deberán ser revisados con su marcha al fútbol español. No está ahí el problema, por lo tanto.

Otro argumento barajado por muchos ha sido la poca exposición a nivel internacional que el jugador ha tenido con su selección nacional, País de Gales. Es difícil llegar a imaginar la presencia de Gareth Bale en un gran evento de selecciones a nivel internacional. El poco peso que, a nivel deportivo, tiene la selección galesa en la escena futbolista internacional vaticinan que sea poco menos que un milagro su concurso en una Eurocopa de Naciones y no digamos en un Mundial de fútbol. Sin embargo, es precisamente en este tipo de competiciones donde los jugadores comienzan a ser conocidos a nivel mundial, donde el nombre del futbolista revelación comienza a hacerse un hueco entre las grandes figuras de este deporte y donde comienza a calar en la mente de los aficionados. No obstante, el nivel de exposición de estas competiciones es bastante limitado en el tiempo, apenas un mes, por lo que el peso específico de este tipo de argumento en el problema de la venta de camisetas del jugador disminuye considerablemente.

No queda más remedio, por lo tanto, que buscar el origen y la raíz del problema en el propio club en el que milita el jugador. Lo mediático o no de un club, la popularidad del mismo, sobre todo en la escala internacional, sí que parecen ser factores decisivos a la hora de argumentar y justificar la falta de ventas de un determinado jugador a nivel mundial. El Tottenham Hotspur, a pesar de su buena campaña la temporada pasada, no es uno de los clubes con más nombre dentro de la Premier League. Es más, el conjunto británico se encuentra claramente en un escalafón inferior a aquel en el que están los cinco grandes colosos del fútbol de las islas: el Manchester United, el Manchester City, el Arsenal, el Chelsea y el Liverpool. Esta falta de protagonismo, incluso a nivel de las islas, lastran enormemente el potencial comercial del jugador en cuanto a ventas de camisetas se refiere. Si el hecho lo extrapolamos a fuera de suelo británico, el problema se agudiza. El Tottenham Hotspur muy probablemente no esté ni siquiera entre los 50 primeros clubes más llamativos para el aficionado a nivel mundial. Este hecho motiva que la venta de camisetas del jugador, por muy comercial que sea o por muy buena temporada que esté realizando, sobre todo a nivel internacional, esté seriamente dañada por un lastre que, por paradigmático que parezca, resulte ser su propio club para el jugador.

Mas si finalmente el fichaje del jugador se concreta por el Real Madrid, asistiremos a una confirmación de lo expuesto anteriormente puesto que la venta de camisetas, tanto en el fútbol español como a nivel internacional, del Real Madrid con el nombre del jugador y su número 11 a la espalda se dispararán considerablemente, y aunque le costará hacerse un hueco entre figuras como Messi, Neymar o Cristiano Ronaldo, a buen seguro que en poco tiempo, y gracias al enorme “altavoz” en el que se convierte un club como el Real Madrid, el jugador galés estará en las listas de jugadores con más camisetas vendidas en todo el mundo.