Por qué Nike debería, ahora sí, romper con Tiger Woods

0
Tiger Woods detenido
En Nike comienzan a plantearse la relación que le une a Tiger Woods
check out the best free wordpress themes
  • El golfista norteamericano fue detenido hace tan sólo unas horas por conducir “intoxicado” cuando circulaba por la Avenida de Júpiter, en Florida, donde tiene una mansión.

El mejor jugador de golf de la historia, Tiger Woods, fue detenido en la madrugada del pasado domingo al lunes, a las tres de la mañana, en Florida por conducir bajo los efectos supuestamente del alcohol (algunos medios norteamericanos hablan incluso de que iba drogado) aunque él siempre mantuvo que todo se debió a una reacción de una medicación que estaba tomando.

Otro escándalo

El jugador, que pasó varias horas en comisaria declarando durante esa madrugada, fue posteriormente puesto en libertad sin cargos por las autoridades policiales que lo detuvieron aunque el escándalo ya había saltado a los medios de comunicación.

No es la primera vez que el golfista ha sido detenido por conducir bajo los efectos del alcohol o las drogas. En el año 2009 ya fue detenido por estrellar literalmente su coche contra las puertas de su propia mansión, hecho que supuso el punto de partida para una vida fuera del green marcada por los escándalos de todo tipo que han provocado que el jugador se sitúe, en la actualidad, en el puesto número 876 del mundo según la Oficial World Golf Ranking.


¿Quieres tener esta y otras noticias cada mañana en tu email?

¿Quieres tener esta y otras noticias cada mañana en tu email?

Disfruta de toda la actualidad del mundo del marketing deportivo cada mañana en tu email suscribiéndote a nuestra lista de correos.

¡FELICIDADES!

Ya estás dad@ de alta en nuestro sistema. A partir de mañana comenzarás a recibir toda nuestra actualidad en tu correo electrónico


Apoyo incondicional

A la espera de que se aclaren los hechos acaecidos en la madrugada del domingo al lunes, la situación está convirtiéndose en poco menos que en insorportable no sólamente para el jugador, sino además para uno de sus principales patrocinadores oficiales: la multinacional nortamericana Nike.

La firma estadounidense no dudó ni un sólo instante en unirse a la carrera profesional del golfista cuando éste irrumpió, por todo lo alto, en el circuito allá por el año 2000, convirtiéndose en todo un fenómeno mediático capaz de poner boca abajo un deporte hasta entonces dominados por chicos blancos con elegantes uniformes. Desde ese momento, Nike eligió unirse al jugador prácticamente de por vida.

Ni siquiera el enorme escándalo de índole sexual del año 2009, punto de inflexión en la carrera del jugador y que provocó una oleada de críticas desde todos los estamentos de la sociedad norteamericana hacia el padre perfecto, fue motivo para que Nike rompiera definitivamente con el jugador de golf. El golpe fue tremendo. No sólo para Woods, sino también para una Nike que optó como estrategia el “esconder” al jugador durante los años posteriores a la espera de un renacimiento del mismo, algo que ocurrió en el año 2012.

¿Es el momento de romper?

Tan sólo un año después Nike ponía encima de la mesa de los representantes de Woods un nuevo contrato a razón de más de 40 millones de dólares anuales. Sin embargo, el buen juego desplegado y su vuelta por todo lo alto a los circuitos no fue más que un espejismo. Las lesiones y la pujanza de nuevos y más jóvenes jugadores hicieron que Woods fuera entrando en una espiral nuevamente tan negativa que amenazaba con romper la estabilidad de la propia Nike.

Ahora, con la nueva detención, en Nike comienzan a plantearse muy seriamente si quizás no es el momento y la excusa adecuada para poner fin a su relación con Woods. Con una horneada de nuevos jugadores jóvenes en manos de marcas rivales como Under Armouradidas, la firma comienza a valorar la oportunidad de continuar al lado de Woods, más después del último incidente. En la marca de Oregon hay serias dudas de que el jugador sea lo que antaño fue, un referente para padres  y un ídolo para sus hijos. Ahora son pocos los que dan un sólo dólar porque los padres sigan queriendo que sus hijos luzcan gorras con el logotipo TW de Tiger Woods y de Nike.

Si a esto se le unen los problemas de salud de los que parece ser difícilmente se recuperará el jugador, lo que impedirá escalar posiciones en la clasificación, todo apunta a que Nike tendrá muy complicado el evitar que Tiger Woods no se convierta en un nuevo embajador maldito al que se vea obligado a renunciar antes de lo previsto sino quiere que el efecto demoledor de sus negativos actos pueda arrastrar con él en su caída a la reputación de la firma norteamericana.