Por qué el Real Madrid recela de Under Armour

0
862
Uniformes Under Armour del Real Madrid
Under Armour puede ser la próxima firma en equipar al club madridista
  • Medios de todo el mundo se hacían eco ayer de una supuesta oferta de la firma estadounidense de 150 millones de euros anuales por vestir al club blanco

150 millones de euros anuales. Esa es la oferta de la que todo el mundo hablaba en el día de ayer y que habría puesto encima de la mesa Under Armour para hacerse con la camiseta del Real Madrid en su intento por entrar definitivamente en el mercado europeo, una oferta por otro lado ajustada a lo que va buscando el club presidido por Florentino Pérez y que supondría la salida del club blanco de la multinacional alemana adidas. Sin embargo, la decisión a adoptar tiene un importante calado, sobre todo, a nivel de marketing deportivo y de estrategia de la marca Real Madrid que hacen al club y a su presidente recelar enormemente de la misma.

“Flecos” sueltos a nivel de marketing

El próximo verano, en teoría, el Real Madrid tiene una cita con las urnas y Florentino Pérez pretende llegar a esa fecha con algunos de los temas más candentes de la actualidad madridista ya resueltos, y no hablamos exclusivamente a nivel estrictamente deportivo. En el plano de los patrocinadores, el presidente del club quiere llegar sobre todo con tres importantes papeletas resueltas: la primera, la búsqueda de nuevas formas de patrocinio (explotación de los derechos digitales del club o el patrocinio de la camiseta de entrenamiento como hemos contado estos días); la segunda, y no menos importante, el asunto del patrocinador principal de la camiseta blanca, toda vez que parece que las relaciones con Emirates están a punto de vivir el punto y final en los próximos meses.

Pero si hay una negociación en la que todo el mundo tiene la vista puesta y que al presidente le gustaría dejar resuelta antes de la convocatoria de elecciones esa no es otra que la de la sponsorización técnica de la camiseta madridista, una sponsorización que lleva meses dando que hablar, y donde no son pocas las voces en el entorno que vaticinan una presumible salida de adidas del portfolio de patrocinadores del club, por lo que el gran dilema que se plantea a aficionados y simpatizantes blancos es uno: ¿qué marca vestirá a partir de ahora al club?

¿Realmente Under Armour tiene posibilidades con el Real Madrid?

El asunto no es ni sencillo ni carece de importancia. Buen ejemplo de ello es la de innumerables artículos que medios de ámbito deportivo lanzan al respecto, artículos que por otro lado carecen en mucho de los casos del punto de vista más estricto del marketing deportivo y de los negocios que se mueven en torno al deporte para quedar en meras especulaciones o deseos por parte de unos o de otros.

Una de las teorías que más se está defendiendo en las últimas horas es la que habla de la llegada de la norteamericana Under Armour, tan de moda en el mundo del deporte y con una fuerte presencia en los Estados Unidos como marca, a la entidad blanca, en lo que sería (es más que evidente) un verdadero pelotazo informativo dentro del sector, sobre todo para la marca, que conseguiría desembarcar en el mundo del fútbol, donde en la actualidad tiene como máximo exponente en el continente europeo al Tottenham británico, por la puerta grande, y que le permitiría adquirir un importante nombre con un no menos importante altavoz (el Real Madrid) dentro del panorama deportivo mundial, en un movimiento similar al que en su día quiso obtener con Kevin Durant.

Según la noticia adelantada ayer por muchos medios, 150 millones de euros estarían siendo más que suficientes como para que el presidente madridista se planteara la renovación o no con la marca adidas. Pero, ¿le interesa al Real Madrid firmar con los norteamericanos?

Millones a cambio de ceder exposición mundial

Es más que evidente, como decimos, que para la firma norteamericana supondría, de ser ciertas las especulaciones que hablan de su interés por equipar al Real Madrid, un importante impulso dentro de un sector hasta ahora capitalizado en su mayor parte por Nike y adidas. El sólo hecho de que ya se esté especulando con la posibilidad de que se convierta en postulante para la camiseta blanca es ya un triunfo para Under Armour dada la repercusión que con ello está obteniendo. Algo parecido sucedió con Kevin Durant. Cuando a su presidente, Kevin Plank, se le preguntó acerca del varapalo sufrido por no poder incorporar finalmente a Durant a su catálogo de embajadores, que renovó con Nike, lejos de compadecerse, reconoció que el culebrón Durant había supuesto, además de un importante aviso para las grandes firmas de que estaban ahí, un no menos importante expositor para la firma que día sí y día también aparecía en  los diarios aún cuando quizás ya conocían que no podrían hacerse con el de los Warriors, en los Thunder en aquellos momentos.

Pero, y al Madrid ¿le interesa la opción Under Armour? Es obvio decir que el desembarco de Under Armour en el club madridista vendría ineludiblemente acompañado de la llegada de una ingente suma de dinero que la marca de Baltimore estaría dispuesta a poner encima de la mesa de Florentino Pérez para ello y que, muy presumiblemente, superaría con creces lo que en la actualidad percibe de adidas, unos 40 millones de euros anuales que con incentivos y royalties se pueden ir a casi el doble. La duda estribaría en conocer si superaría, como así parece, esos casi 100 millones de euros que adidas paga al United o los 105 que abona Nike al Barça. Pero esa llegada inmediata de dinero tendría a cambio una importante contraprestación por parte del Real Madrid.

Para comenzar, la multinacional norteamericana es una empresa consolidada pero sobre todo en suelo estadounidense, donde consiguió en su momento (ahora ya ha vuelto a la tercera posición) desbancar a adidas del segundo puesto del mercado de la ropa y calzado deportivo en ese territorio. Y ahí puede estar uno de sus puntos débiles. Con una gran impronta en los Estados Unidos en deportes como el football, fuera de ese territorio su presencia en un deporte como el mundo del fútbol se limita considerablemente. Y si bien en países de Latinoamérica su presencia es más importante, en Europa la misma queda reducida casi a su exponente en el fútbol británico, el Tottenham (club al que perderá muy presumiblemente a finales de temporada para firmar por Nike). Si ya de por sí eso es un riesgo en cuanto a experiencia y tratamiento de la relación dentro de este sector para la firma, no lo es menos como el grado de logística de la marca de Baltimore. Con una amplia red a nivel nacional, fuera de los Estados Unidos es ahora cuando está comenzando a apuntalar la que, presumiblemente y con el tiempo, será una importante línea de tiendas de distribución de sus productos en todo el mundo, aunque en la actualidad la misma no puede competir con la extensa, tupida y consolida red de marcas que adidas o Nike tienen por todo el planeta, sobre todo, en el atractivo mercado asiático.

Éste que pudiera parecer un detalle sin importancia cobra una especial relevancia si tenemos en cuenta que el Real Madrid es uno de los clubes que más camisetas vende del mundo, gracias entre otras cosas a esa extensa red de tiendas de Nike, y que gracias a ello obtiene de los alemanes casi otros 35 millones en comisiones y royalties por dichas ventas, algo que con Under Armour podría verse muy afectado.

Como vemos  la opción Under Armour, evidentemente que muy probablemente será muy atractiva a primera vista desde el punto de vista económico, lleva asociada esos otros pequeños detalles que hacen que el club blanco se tenga que plantear seriamente si dicha opción es la más adecuada y rentable para sus intereses.