Polémica en Canadá por los uniformes Livestrong de Nike para la selección femenina de Hockey

0

A pesar de la ruptura de Nike con Lance Armstrong, su vinculación con la que fuera fundación del ex-ciclista, la Fundación Livestrong, que también ha roto vínculos con el corredor norteamericano, se mantiene viva. Y buena prueba de ello es el que hoy es motivo de conflicto entre los aficionados canadienses al hockey después de la presentación de los que serán los nuevos uniformes de la selección femenina de hockey sobre hielo de Canadá.

Así, la firma norteamericana Nike ha sorprendido a propios y extraños con la presentación de unos uniformes que se alejan por completo de los tradicionales colores rojos y blancos que suele utilizar el combinado nacional, tanto masculino como femenino. Y es que Nike, en coveniencia con Livestrong, ha presentado unos uniformes impregnados de los colores tradicionales de la Fundación, el negro y el amarillo, y que la propia Nike, junto con la Federación Canadiense de Hockey sobre Hielo, no han dudado en bautizar como los nuevos uniformes Livestrong de la selección femenina.

El hecho en sí no pretende ser más que un gesto de apoyo por parte de la Federación Canadiense de Hockey sobre Hielo hacia la Fundación después del enorme varapalo recibido con el escándalo de Lance Armstrong y dada la enorme vinculación que dicha Federación tenía con la Fundación en sí, a la que apoyaba de manera continua.

Sin embargo, el gesto en cuestión no ha sido igualmente entendido por parte de los aficionados canadienses que no han dudado en calificar los nuevos uniformes como un enorme error tanto de Nike como de la Federación Canadiense de Hockey sobre Hielo. Y un error doble. Por un lado, al abandonar los colores tradicionales del combinado nacional, ya sea masculino o femenino, para la primera equipación. Por otro lado, al presentar una identificación total de los uniformes con los colores corporativos de Livestrong y anunciarlo como tal, lo que consideran puede repercutir de manera bastante negativa sobre la imagen de la propia selección canadiense dado el enorme tsunami que ha generado el escándalo de Lance Armstrong y que amenaza con llevarse por delante todo lo que haya tenido, tenga o pueda tener relación con el ex-ciclista.

En el lado opuesto, tanto la Federación como la propia Nike se apresuran a poner paños de agua fría sobre
la herida provocada argumentando que es un error tratar de identificar este gesto con la Fundación Livestrong con una posible identificación con la causa Armstrong y que para nada debería repercutir de manera negativa en la imagen de la propia Selección, más bien al contrario.

En definitiva, una prueba más de lo que parece ser una tónica más que extendida: todo lo que ‘huele’ a Armstrong se rechaza.