Platini quiere ampliar la Champions League a 64 equipos

0

El máximo mandatario de la UEFA, el francés Michel Platini, ha afirmado en el día de ayer que se están estudiando muy seriamente los formatos que tendrán las competiciones continentales de clubes de la UEFA a partir de la temporada 2015.

Y uno de los grandes objetivos que tiene en mente el mandatario galo es el de ampliar la Champions League de 32 a 64 equipos a partir de dicha temporada, para lo cual, según sus propias palabras, es más que probable que tuviera que hacer un sacrificio la Europa League en forma de ‘cesión’ de clubes participantes. Ello dejaría en una situación más que complicada la viabilidad del proyecto de la propia Europa League.

La competición ‘pequeña’ de la UEFA, la Europa League es un torneo que nació en el año 2009 como sustituta de la pasada Copa de la UEFA con el objetivo de dinamizar económica y deportivamente una competición venida a menos pero que no ha cumplido con las expectativas esperadas sobre todo, precisamente, por ser considerada como la hermana pequeña de la Champions League.

Ahora, el sólo estudio de la posibilidad de ampliar la Champions a 64 clubes a costa de la propia Europa League, decisión que el propio Platini se ha encargado de defender que se tomará a lo largo del año 2014, no ha hecho más que desprestigiar aún más una competición que ya nació herida de muerte. La disparidad de apoyos por parte de la propia UEFA entre una y otra competición se plasma con tan sólo ver las ganancias y premios entregados por la UEFA a los vencedores de ambos torneos. Así, mientras el Atlético de Madrid, vigente campeón de la Europa League recibió 10,5 millones de euros por hacerse con el torneo, el Chelsea, su homólogo en la Champions League, se llevó nada más y nada menos que 150 millones de euros por el mismo motivo.

La llegada de importantes patrocinadores a la Europa League es la tabla de salvación a las que le queda por agarrarse a sus defensores. Sin embargo, la propia autodestrucción que lleva asociada la misma hace complicado presentar atractiva una competición que parece tener los días contados.