Pérdidas récords en el GP de Australia

0
  • Las pérdidas por la organización del Gran Premio han ido incrementándose año a año hasta alcanzar los 42 millones de euros
  • Ya en el año 2011 las autoridades gubernativas de la ciudad abogaron por la cancelación del evento, que lleva desde 1996 teniendo como sede la ciudad australiana

Hace tan sólo unos días se han conocido los resultados económicos del Gran Premio de Australia 2014 con el que se abría la temporada oficial de la Fórmula 1. Y los mismos no han venido más que a alimentar aún más las críticas que desde hace un tiempo lanzan los más críticos con el evento australiano.

Más de 40 millones de euros en pérdidas

La situación no es para nada buena ni nueva tampoco. Así, el estado de Victoria informó que se vio obligado a subvencionar el evento automovilístico en su edición de este año 2014 con hasta 42,2 millones de euros, la contribución más elevada de la historia del Gran Premio que jamás haya tenido que  realizar el estado en ninguno de sus 19 años de eventos en Melbourne.

Con este dato se superan los casi 39 millones de euros que tuvo que aportar dicho estado hace ahora un año con la edición del Gran Premio de 2013. Entre las posibles causas alegadas por el propio organismo, la retirada de Mark Webber, que restó asistencia de público, lo que motivó a su vez que fuera necesario llevar a cabo una reducción en la política de precios de las mismas para lograr atraer al mayor número de aficionados posibles.

Críticas desde 2011

Ya en el año 2011 el entonces alcalde de la ciudad de Melbourne, Robert Doyle, criticaba la celebración del Gran Permio, un evento que había ido incrementando las pérdidas desde el primeraño de celebración hasta la actualidad y donde las mismas tenían que ser asumidas, finalmente, por los ciudadanos de la ciudad.

Así, el primer Gran Premio con el que se inauguraba la relación, en el año 1996, ya registró unas pérdidas que ascendieron a algo más del millón de euros. Casi 20 años después, la cifra se ha disparado hasta los 42,2 millones de euros. Pero lejos de hacer caso a las recomendaciones de Doyle, que defendia la cancelación de la celebracion del Gran Premio, la ciudad ha renovado hace tan sólo un mes su relación con la FIA hasta el próximo año 2020 a cambio de un canon de casi 27 millones de euros, lo que le convierte en uno de los eventos más caros del calendario.