Paddy Power vuelve a “liarla” en la Premier League

0

Si hay alguna compañía que se caracteriza por “tirar” de la ironía para sus provocadoras campañas de publicidad, esa no es otra que la firma británica de apuestas deportivas Paddy Power, que utiliza el humor como una de las herramientas para conseguir mayor relevancia entre los aficionados.

No quedan aún muy lejos los ecos de su genial campaña de publicidad que trataba de combatir, a la vez que criticar valiéndose para ello del buen humor, de la normativa que el LOCOG puso en marcha en los pasados Juegos Olímpicos de Londres para proteger los derechos de sus sponsors oficiales. Asi, este organismo prohibió la utilización de emblemas, palabras o símbolos que pudieran ser utilizados en estudiadas estrategias de ambush marketing. Juegos, Olímpicos o incluso Londres eran palabras tabú para las firmas y marcas que no tenían la consideración de sponsors oficiales.

Sin embargo, Paddy Power llevó a cabo una sublime campaña de publicidad en la que ironizaba sobre la medida. Así, plagó Londres de vallas publicitarias donde podía leerse “Paddy Power, sponsor oficial del evento de atletismo más importante de Londres este año…” para concluir con un “de Londres, Francia, por supuesto”, haciendo referencia a una pequeña localidad francesa que también responde al nombre de Londres.

Ahora, Paddy Power lo ha vuelto a hacer y ha colmado las redes sociales británicas gracias a su original campaña, esta vez, utilizando para ello al Manchester United, sus pobres resultados ligueros y, como no, la figura de Alex Ferguson.

Así, en un alarde de ingenio y buen humor, y tras conocer la derrota del Manchester United por 3-1 ante el Chelsea el pasado fin de semana, la marca se acercó hasta las inmediaciones de Old Trafford para colocar una cabina de seguridad en cuyo interior había una figura tamaño real de Alex Ferguson y donde en la mampara exterior que protegía a la misma podía leerse con claridad: “En caso de emergencia, rompa el cristal”.

Un ejemplo de como el ingenio y grandes dosis de buen humor son más que suficientes para convertir una campaña en todo un éxito mediático.