Özil cumple la sentencia y juega sin marcas el Alemania-Suecia

0

Y Özil jugó sin marcas. Hace un par de días os hacía partícipes de la noticia en la que se narraba como el alemán Özil había sido condenado por un tribunal holandés a jugar durante los próximos 180 días con unas botas de fútbol que no respondieran a ningún contrato con alguna multinacional, bajo ‘amenaza’ de ser condenado a pagar una multa de 150.000 euros a la norteamericana Nike.

Como recordaréis, la historia se puede resumir así: Nike y Özil han estado ligados por un contrato de exclusividad durante varios años en los que el alemán vestía productos de la marca norteamericana, entre ellos, sus botas de fútbol. Pero este contrato finalizó el pasado mes de Julio y el jugador del Real Madrid y de la Selección Alemana de Fútbol dio un giro en sus relaciones con Nike y firmó con su gran rival, Adidas. Esto motivo que durante la pretemporada del equipo blanco, de buenas a primeras y sin previo aviso ni comunicado oficial, viéramos a Özil disputar los encuentros amistosos de la gira norteamericana del conjunto madridista con unas botas de la marca Adidas, lo que daba a entender que el alemán abandonaba Nike y firmaba por sus compatriotas.

Sin embargo, las calabazas que Nike recibió en la propuesta de renovación por parte de Özil no debieron gustarle mucho, puesto que buscó los resquicios legales en su contrato para dar con la llave que le abriera la posibilidad de denunciar ante los tribunales al alemán por su pase a Adidas. Y los encontró, lo que dio pie a la demanda que la firma norteamericana presentó en los tribunales holandeses.

Nike sustentó su demanda en el hecho de que el contrato que tenía firmado con el alemán, que efectivamente concluía el pasado mes de Julio, recogía una cláusula según la cual, cualquier oferta procedente de cualquier firma comercial que recibiera el alemán o sus representantes para firmar con dicha marca y abandonar Nike, debería ser comunicada a Nike para que los norteamericanos ejercieran su debido derecho a réplica. Esto es, el contrato de Nike le garantizaba el denominado “derecho de tanteo” sobre cualquier oferta que recibiera Özil por parte de cualquier otra marca. Pero además era un derecho de tanteo con un plus: el periodo durante el cual Nike podría ejercitar dicho derecho de tanteo no finaliza hasta el próximo 31 de diciembre.

Estas razones, todas ellas de peso, fueron más que suficiente para que la legión de abogados de los norteamericanos sustanciaran una demanda ante los tribunales que el pasado viernes le dieron la razón, afirmando que el alemán no dio la posibilidad a Nike de ejercitar dicho derecho de tanteo y firmó directamente con Adidas.

En su defensa, Özil argumenta que el no tiene firmado ningún contrato con Adidas, que juega con botas de esa marca porque con algunas botas tiene que jugar, pero lo cierto y verdadero es que desde aquel mes de julio, Özil ha lucido los últimos modelos de la marca de las tres rayas en sus partidos, hecho éste que el tribunal ha considerado básico para creer en la existencia de un contrato entre ambas partes, más dada la relevancia del jugador internacional alemán en el mundo del fútbol.

Por tal motivo, el tribunal holandés condenó a Özil a defender su teoría, la de que no tiene ningún contrato firmado con nadie, para lo cual le obliga, durante los próximos 180 días, a disputar sus encuentros con botas que no pertenezcan a ninguna marca comercial. En caso de incumplimiento, Özil deberá indemnizar a Nike con 150.000 euros.

Y la primera prueba de como actuaría el alemán en sus partidos la tuvimos ayer en el encuentro que disputaron las selecciones de Alemania y Suecia y que, sorprendentemente, acabaron empatando a 4 goles después de ir ganando la selección teutona por 4-0 cuando apenas quedaba media hora de juego. Y en el encuentro se vio que Özil ha decidido acatar la sentencia de los tribunales y disputar sus encuentros con unas botas sin marcas. Así, el alemán jugó con unas botas completamente blancas en la que la principal característica era su asuencia total de marca o logotipo que la pudieran identificar con casa comercial alguna. Es más que evidente, por otro lado, que habrá sido Adidas la que se ha encargado de suministrarle dicho material, pero lo cierto es que hasta ahora, y en el partido de ayer, Özil cumplió con su particular ‘condena’. Estaremos atentos de aquí en adelante para observar qué es lo que hace el jugador.