Otro lío FIFA: Qatar no entiende por qué tiene que vender alcohol en sus estadios

0

La FIFA tiene un verdadero problema con la defensa de los intereses de sus sponsors y la legislación vigente en las sedes de las Copas del Mundo.
Si cada día asistimos a los problemas que la FIFA se está encontrando en Brasil para tratar de aprobar una legislación que permita la venta en los estadios en la próxima Copa del Mundo de fútbol que se celebrará en Brasil en 2014, ahora nos despachamos con las declaraciones que altos miembros del Comité Organizador de la Copa del Mundo de Qatar 2012 han manifestado en el sentido de que no entienden por qué debe venderse alcohol en los estadios de fútbol.

Hassan al-Thawadi, secretario general del Comité de Qatar 2022, dijo que era un tema que será discutido con la FIFA en los próximos años, pero no obstante realizó unas afirmaciones que a buen seguro, y con toda la polémica que en Brasil está generando el tema, no habrán sentado nada bien en el seno de la FIFA: “no entiendo por qué es necesario vender alcohol en los estadios de fútbol. Queremos organizar un campeonanto en el que todo el mundo sea capaz de pasar un buen rato y divertirse si necesidad de la presencia del alcohol en los estadios, con un respeto exquisito a la cultura de Qatar”.

Hay que recordar que Qatar, un país con tradiciones musulmanas muy conservadoras, tiene una importante población de trabajadores extranjeros y donde el consumo de alcohol y su venta se limita la venta sobre todo a hoteles de cinco estrellas, estando completamente prohibida su venta en los estadios de fútbol. 

La FIFA por lo tanto se encuentra otra vez con el mismo problema, un problema ya conocido y que le viene motivado por el hecho de tener a la compañía Anheuser-Busch InBev, propietaria de la marca Budweiser, como uno de sus principales sponsors, que ha ampliado su relación para los mundiales de Rusia 2018 y Qatar 2022, y que defiende el consumo de alcohol en los estadios.

Recientemente, después de un largo debate, una comisión del Congreso brasileño aprobó un proyecto de ley a principio de este mes para que se modifique la legislación brasileña y se permita las ventas de bebidas alcohólicas en los estadios durante el torneo. El proyecto de ley no obstante todavía tiene que pasar por la Cámara de Diputados y el Senado antes de llegar a la presidenta Dilma Rousseff.