Otro jarro de agua fría para Florentino: Özil vende más camisetas que Bale

0

Hace tan sólo unos días traíamos en portada en MD el hecho de que, contrariamente a lo que ha supuesto en el Real Madrid la llegada de los grandes fichajes, con Cristiano Ronaldo hasta ahora a la cabeza en cuanto a desembolso realizado por el club blanco, la llegada del galés Gareth Bale al conjunto madridista iba a suponer una importante variación en cuanto a la estrategia del cuadro madridista para tratar de amortizar su inversión.

11 de julio del año 2009. El conjunto británico del Manchester United acepta la oferta puesta encima de la mesa por el club presidido por Florentino Pérez para hacerse con los servicios del portugués Cristiano Ronaldo, hasta entonces enrolado en las filas del club entrenado por entonces por Alex Ferguson, a cambio de la nada despreciable cantidad de 80 millones de libras, lo que le convertía en el fichaje más caro de la historia del fútbol mundial. Sin embargo, tan sólo un año después, el Real Madrid había logrado rentabilizar su fichaje tan sólo con los ingresos procedentes de la venta de elásticas madridistas con la estampación del número del jugador y su nombre: en tan sólo un año el Real Madrid y adidas lograron vender más de un millón de ejemplares de la camiseta del jugador luso en su nuevo club.

La llegada de Gareth Bale ha supuesto un nuevo hito en la historia de los fichajes y las transferencias dentro del mundo del fútbol, arrebatando al portugués esa consideración de fichaje más caro de la historia para convertirse, con sus 91 millones de euros que según el Real Madrid ha pagado al Tottenham por hacerse con los servicios. Sin embargo, Florentino Pérez ve con preocupación como una de sus estrategias para rentabilizar el fichaje, la venta de camisetas, no será, como comentábamos hace tan sólo unos días, uno de los elementos de peso que logren convertirse en un punto de apoyo importante para amortizar tan descomunal inversión. Así, la cifra de las 40.000 camisetas que adidas estima vender el primer año quedan lejísimos del millón de ejemplares que consiguió Cristiano Ronaldo en ese mismo período y mucho más lejos aún de la cifra conseguida por el británico David Beckham, que logró alcanzar ese mismo millón de camisetas vendidas pero en tan sólo seis meses en su estancia en el Real Madrid.

Sin embargo, los datos aportados por la tienda online UKsoccershop.com, especializada en venta de camisetas de jugadores de fútbol, lejos de aportar un atisbo de consuelo al presidente madridista, ahonda aún más en la preocupación sobre lo acertado o no, no ya de la llegada del galés al Real Madrid y de sus dotes deportivas, sino de la inversión realizada para ello.

El pasado 31 de agosto el Real Madrid oficializaba la llegada del ex jugador del Tottenham al club blanco. Al mismo tiempo, anunciaba la salida de otro importantísimo baluarte madridista hasta entonces, el alemán Mezut Özil, en una venta por la que el club madridista ingresaba cerca de 45 millones de euros pero que, además, suponía abrir un importante debate entre la afición blanca acerca de la oportunidad y conveniencia de desprenderse de un jugador de su valía.

Ahora, UKsoccershop.com ha arrojado más gasolina al fuego de este debate con un informe que ha caído como un jarro de agua fría en la directiva madridista. Y es que la web británica ha comunicado que no sólo está el hecho dado por adidas de que el galés venderá en un año 40.000 camisetas sino que, lejos de contradecirlo, afirma que esa cifra es una estimación más que positiva al respecto. Así, revela un estudio de mercado llevado a cabo en el que pone de manifiesto que el alemán Özil gana, por goleada, la batalla por la venta de camisetas al jugador galés, que sólo vende una por cada cinco camisetas que se compran de Özil.

Así, el portal, lejos de poner en duda el rendimiento deportivo del galés, afirma que su interés mediático es mucho menor que el despertado por el fichaje de Özil por el Arsenal inglés y, desde luego, bastante más inferior al despertado por Neymar a su llegada al FC Barcelona. Ambos, Neymar y Özil, tradujeron ese interés en un importante dato de venta de camisetas que el galés no fue capaz de generar nunca, ni cuando estaba en el Tottenham, ni con su llegada al Real Madrid y el interés suscitado con la misma.

“A pesar de su indudable calidad técnica, el galés no fue nunca un
jugador que arrastrara masas de aficionados corriendo a comprar sus
camisetas. Éstos tenían entre sus preferencias a otros jugadores de la
Premier League, como Wayne Rooney, Steven Gerrard, Robin van Persie o incluso la del español Fernando Torres”, afirmó Simon Pretswell, director general de UKsoccershop.com.

Estos datos no hacen más que evidenciar que los esfuerzos que el Real Madrid va a tener que realizar para incrementar la resonancia mediática y comercial del jugador galés, con el objetivo único de rentabilizar su inversión, suponen un reto al que hasta entonces no se ha enfrentado el presidente madridista desde que dirige las órdenes del barco blanco en un fichaje de estas magnitudes económicas. El tiempo dirá lo acertado o no de la inversión realizada.