Osasuna no seguirá con Hummel

0
Camiseta Osasuna
  • Los enormes problemas que la firma danesa ha mostrado a la hora de abastecer al club rojillo han propiciado una decisión que está a punto de confirmarse

Hummel no volverá a lucir en la elástica del Osasuna a partir de la temporada que viene. Al menos esa es la intención del club navarro que se halla inmerso en un discreto proceso de contacto con otras firmas de ropa deportiva con el objeto de que una de ellas se convierta en la sustituta de la compañía danesa.

Descontento

El descontento en la directiva navarra con la actuación de Hummel en los últimos meses no es nuevo. La compañía danesa ha venido demostrando un importante problema a la hora de suministrar equipaciones no ya al club para sus jugadores a nivel profesional sino incluso para los aficionados.

A las oficinas navarras llegaban continuamente las quejas de los aficionados al club rojillo que se las veían y se las deseaban para intentar hacerse con una equipación del cuadro del norte de España, una situación a la que la compañía apenas aportaba soluciones ni siquiera explicaciones a la entidad rojilla salvo que existían problemas de abastecimiento. Ahora, según ha podido conocer Marketing Deportivo MD, los dirigentes navarros estarían sondeando con varias marcas de ropa deportiva la disponibilidad para incorporarse al club, ya a partir de la próxima temporada, como nuevo sponsor técnico.

adidas, la mejor colocada

Y la mejor posicionada para una posible vuelta a la camiseta del Osasuna no es otra que la multinacional alemana adidas, que en medio de las noticias de una importante crisis económica (ha sido rescatada por el gobierno alemán), aparece como la solución más inmediata y viable a los problemas de relación que existen entre Hummel y el Osasuna.

adidas precisamente fue, desde la temporada 2013-2014, el anterior sponsor técnico del club navarro hasta que en el año 2018 la directiva optó por hacerse con los servicios de Hummel para desempeñar dicho papel durante las siguientes 4 temporadas, un papel que, ahora, apenas dos temporadas después, no ha dejado un buen sabor de boca ni en los aficionados ni en los dirigentes del club.