Nike ya saca réditos de su acuerdo con la NFL

0

La firma norteamericana se convirtió en proveedor oficial de los uniformes de los equipos de la NFL el pasado mes sustituyendo así a Reebok, que no pudo igualar la oferta presentada.
Y la compañía ya comienza a hacer números sobre la rentabilidad de la operación y, la verdad, los acontecimientos le auguran buenas expectativas. El último, la decisión de los Indianapolis Colts de dar la carta de libertad a su superestrella Peyton Manning, muy probablemente por imposibilidad de la franquicia de hacer frente a sus emolumentos aunque ambas partes hayan afirmado que la decisión no tiene nada que ver con el dinero, lo que convierte al jugador en el agente libre más codiciado del mercado. Y os preguntaréis, ¿en qué afecta esto a Nike?

Pues ante esta operación, Nike se está frotando las manos por un cuestión muy simple: la camiseta de Manning. Desde que el mes pasado se hiciera con los derechos de las camisetas de todos los equipos sustituyendo a la hasta entonces proveedora Reebok (Ver artículo en MD), la compañía se frota las manos ante la expectación generada por una de las grandes estrellas de la NFL y su posible destino: los Arizona Cardinals, los Miami Dolphins, los Washington Redskins, los Tennesse Titans o los New York Jets entre otros. Y es que recale donde recale Manning, las ventas de su nueva camiseta se vendarán como rosquillas por todo el mundo, tanto entre los aficionados de su nuevo equipo como entre los coleccionistas de camisetas clásicas o históricas. La camiseta de los Colt de Manning con el 18 a la espalda ha sido la decimooctava más vendida de la NFL desde 2001, y eso que el año pasado no jugó y el equipo tan sólo ganó dos partidos. Eso muestra la popularidad del jugador, que ahora volverá a dispararse con un cambio de aires. La experiencia más cercana de cambio de equipo de un jugador de élite fue cuando el mariscal Brett Favre dejó los Packers para irse a los New York Jets, donde sus nuevas camisetas fueron número uno en venta desde abril de 2008 a marzo de 2009.