Nike y adidas presionan a sus competidores en China

0

No corren buenos tiempos para las firmas de ropa deportiva en China. En general para cualquier sector de una economía que lleva algunos años presentando unos números cada vez más contraídos que ha provocado un serio reajuste del mercado, también del sector de la ropa deportiva.

Recordaréis como hace apenas unos días nos hacíamos eco de las difíciles cuentas que el gigante Li Ning, la quinta compañía en términos de cuota de mercado en China presentaba, unas cuentas peores a las previstas inicialmente como consecuencia, como decimos, de esa contracción del mercado que ha obligado a todas las marcas que trabajan en el sector a un serio reajuste de sus estrategias y políticas en el mismo.

Sin embargo, en este complicado escenario, hay dos marcas que están sacando provecho respecto a sus competidoras, no tanto en lo referente a cifras y números, donde también han visto disminuir seriamente las presentadas en años anteriores, sino en el sentido de su estrategia puesta en marcha con el objetivo de tratar de reducir a la mínima expresión a sus competidoras. Sí, una vez más, hablamos de los dos gigantes del mercado mundial, adidas y Nike.

Así, ambas compañías han puesto en marcha una agresiva estrategia de reducción de precios al máximo con un doble objetivo: llevarse a su sarten a los compradores chinos con precios super reducidos y, por otro lado, asestar un duro golpe al resto de marcas que se las ven y se las desean para poder competir, a estos niveles, con los precios presentados por Nike y adidas.

A esta estrategia, se une la decisión de Nike de abrir hasta 50 nuevas tiendas en suelo chino con descuentos de hasta el 70%, con la particularidad de que las tiendas se centraran en las ciudades denominadas de segundo y tercer nivel, territorios estos hasta el momento a salvo de la enorme pujanza de estas dos multinacionales.

adidas no se ha quedado atrás y tiene previsto abrir más de 600 tiendas, sobre todo en ciudades fuera de las denominadas ‘grandes’, con lo que la presión que ejercerán ambas compañías a las empresas ubicadas en estos nuevos objetivos verán como su futuro quedará seriamente afectado con su llegada.

No debemos olvidar que estas ciudades de segundo y tercer nivel han sido hasta ahora el principal mercado para las firmas de ropa deportiva nacionales, firmas como Peak, Anta o incluso Li Ning.  Sin embargo, estas mismas compañías son conscientes de que la llegada de estos dos gigantes amenazará muy seriamente el status quo existente en esas ciudades y ven muy difícil competir con la estrategia marcada por Nike y adidas para exprimir, hasta el máximo, el cada vez más agotado ‘limón’ del mercado chino.