Nike vuelve a dejar de lado a los usuarios de Android

0

No son pocas las voces que cada vez más dentro de la propia Nike comienzan a preguntarse si la compañía no se estará dando verdaderamente un tiro en el pie con su obstinación de restringir el uso de su FuelBand a usuarios de Apple, aislando con su decisión a los millones de usuarios que conforman en la actualidad la comunidad Android.

El pasado martes, la compañía de Oregon presentó la nueva versión de su conocida FuelBand, la FuelBand SE, una segunda generación de su conocida pulsera cuyos destinatarios siguen siendo en exclusividad los usuarios de iOS y postergando, con ello, a los millones de usuarios que utilizan Android a una nueva situación de aislamiento y menosprecio por parte de la marca.

Este planteamiento, al que muchos ya han catalogado incluso como de irracional, de la firma de Oregon contratasta fuertemente con la estrategia marcada a nivel mundial  por parte de los desarrolladores de aplicaciones, que cada vez más tratan de ampliar el número de plataformas a las que se dirigen para tener un mayor abanico de usuarios al que llegar. Sin embargo, en el caso de Nike con la FuelBand, ocurre totalmente lo contrario.

Ante las enormes críticas recibidas por este hecho por la marca, no sólamente procedentes de los usuarios de Android sino además de voces muy cualificadas dentro de la compañía, la misma se ampara en una supuesta necesidad de centrarse en una única plataforma al objeto de poder ofrecer a los usuarios de la misma una experiencia consolidada, estable y cada vez más consistente.

Pero este argumento cada vez se va quedando con menos partidarios que lo defiendan. El mismo motivo fue el que argumentó la compañía en el momento de su lanzamiento del FuelBand original allá por el año 2012. Y el mismo sería razonable si estuvieramos en un escenario único donde Nike no tuviera competencia en este sector por parte de otras compañías. Pero este no es el caso, evidentemente. Así, desde aquel primer momento, muchos otros dispositivos y aplicaciones con prestaciones similares a las del producto de Nike han llegado al mercado, con mayor o menor capacidad para hacer sombra a la firma norteamericana pero con la baza bajo el brazo de ser lanzadas tanto para iOS como para Android.

Ante esto, Nike intensifica sus justificaciones y trata de buscar nuevos argumentos para dar una mayor solidez a su postura. Así, el primero en el que se basa es el dominio casi total de Apple en los Estados Unidos, lugar donde inicalmente se lanzó la FuelBand. Sin embargo, el avance de Android es cada vez mayor y de manera imparable va comenzando a hacer una sombra muy importante a Apple y su iOS dentro del mercado. De igual manera, Nike se basa en el mayor poder adquisitivo de los usuarios de Apple, lo que le plantearía supuestamente menos problemas a la hora de hacer frente a un desembolso de suma elevada que hay que hacer para adquirir su FuelBand. En este sentido, Nike argumenta que los usuarios de Android se mueven en un segmento un escalón inferior al anterior, lo que explica que los terminales de Android sean más baratos que los de Apple. Pero esto supone que pocos usuarios Android estarían dispuestos a pagar por un dispositivo más que por el propio smartphone como sería en el caso de los usuarios Android.

Sin embargo, pocos especialistas consideran racional el posicionamiento en este sentido de Nike que renuncia a una importantísima cuota de mercado que está dispuesta a poner en bandeja a pontenciales competidores. La trama más conspiranoica de esta postura estriba en una supuesta alianza interna secreta entre Apple y Nike que quedaría plasmada como consecuencia de los últimos movimientos que de una firma a otra se han realizado entre sus miembros, como el traspaso de Ben Shaffer, uno de los diseñadores de la FuelBand original a la firma de la manzana.