Nike ‘va’ con Cristiano Ronaldo

0

El próximo viernes tiene lugar en Lisboa el crucial encuentro del choque de la ‘repesca’ mundialista que enfrentará a dos selecciones importantes en el fútbol mundial: Portugal contra Suecia. Partido de ida que tiene pendiente a mucho más que a dos aficiones que anhelan, impacientes, que sus respectivos combinados nacionales alcancen el billete mundialista en detrimento de su rival.

Pero como decimos, ese encuentro es mucho más que un encuentro. Es un partido donde las marcas comerciales disputarán su particular duelo. Nike (Portugal) versus adidas (Suecia) en un nuevo choque que continuamente nos deparan las dos firmas de ropa deportiva más prestigiosas a nivel mundial. Pero lejos de realizar un nuevo análisis, que daría para mucho, entre los continuos duelos entre ambas marcas ahora que se acercan los grandes encuentros tanto de la repesca como de la fase final del Mundial, aunque para esto habrá que esperar aún algunos meses, cabe hacer una parada en un análisis que afecta, de manera unilateral, a la firma norteamericana Nike. Porque, lejos del ruido que puede ocasionar (y que siempre genera) un duelo entre ambas marcas, cabe destacar el hecho de que los norteamericanos se juegan muchísimo en el embite. Y no sólo por la posibilidad de apear o no a una selección equipada por su gran rival.

Nike vivirá el próximo viernes el capítulo uno de un duelo fraticida entre dos de los mejores jugadores del mundo, abanderados de la firma norteamericana, donde el destino ha determinado que uno de los dos se quede sin cita mundialista. Hablamos de Zlatan Ibrahimovic (Suecia) y, como no, de Cristiano Ronaldo (Portugal).

Ambos jugadores son embajadores de la firma norteamericana Nike. Zlatan Ibrahimovic es uno de los iconos que tiene Nike a nivel mundial, que a base de talonario, lleva reteniendo al jugador sueco en su equipo de embajadores desde hace años, siendo partícipe de las más importantes campañas que Nike lanza en todo el mundo como uno de los protagonistas. Además, es cabeza de león en su actual equipo, otro conjunto Nike, el PSG, pero también es el ‘Caballo de Troya’ que Nike ha logrado introducir en la selección sueca, como decimos, una selección adidas. Pero si Ibrahimovic es uno de los más importantes embajadores que puede tener Nike en el mundo del fútbol, su importancia queda reducida en muchos puntos si lo comparamos con la estrella de la selección rival, el portugués Cristiano Ronaldo. El crack luso no es que sea uno de los más importantes embajadores de Nike en el fútbol a nivel mundial, no es ‘sólo’ eso. CR7 es uno de los puntales en los que se apoya la estrategia comercial de la compañía dentro del mundo del deporte en general y del fútbol en particular.

Sobre el portugués, Nike ha creado campañas, diseñado estrategias y conformado importantes lanzamientos publicitarios. Una multinacional que factura más de 30.000 millones de euros al año y donde una parte importante de dicha facturación procede de las estrategias marcadas con el crack luso como protagonista. Hasta tal punto la figura de Ronaldo es importante en Nike que, la comparación con Ibrahimovic, parece a primera vista poco menos que escandalosa por mucha importancia que el sueco pudiera tener dentro de las filas norteamericanas.

Una muestra de ello es que en la actualidad la incertidumbre de saber si CR7 disputará finalmente el Mundial de Brasil gracias a la clasificación de Portugal (en detrimento de Suecia e Ibrahimovic) está en el hecho de que la compañía de Oregon tiene paralizada toda la estrategia comercial que la firma tiene diseñada para el próximo Campeonato brasileño a la espera de confirmar su presencia o no. No es el hecho en sí de que la misma esté paralizada sino que esta incertidumbre, que se resolverá la semana que viene, ha propiciado que la firma deba tener una estrategia de ‘reserva’ para el caso de que Portugal, con CR7 a la cabeza, quede definitivamente fuera de Brasil 2014.

Un Mundial sin CR7 supondría un duro varapalo para Nike, precisamente en ‘su’ Mundial, un torneo que se disputará en territorio Nike por excelencia, Brasil, y donde el portugués es el contrapunto con el que cuenta Nike, a la espera del despegue definitivo de Neymar, para hacer frente a adidas con Messi, una marca alemana que ya tiene la tranquilidad de saber que contará con la presencia del argentino en la cita brasileña. Así, no es de extrañar que toda la plana mayor de Nike, con Mark Parker, uno de los jefes responsable de la estrategia comercial de la marca, se sienten ante el televisor el próximo viernes y el próximo martes a la espera de la resolución del encuentro que el caprichoso destino (caprichoso para Nike) ha querido deparar.

Aunque en Nike nunca lo reconocerán abierta y públicamente y mucho menos realizarán manifestaciones que pudieran perjudicar o infravalorar la categoría de Ibrahimovic, en una elección entre el sueco y el portugués, los responsables de la marca se decantarían siempre en favor del luso por varias razones. Así, además del duro varapalo comercial y de estrategia que supondría no poder contar con CR7, Nike cuenta con otros argumentos para desear que sea CR7 el que se clasifique.

En primer lugar, como decimos, toda su estrategia comercial gira en torno a CR7. Sus campañas publicitarias estarán muy pendientes de que la pelota entre (o no) en la portería de Suecia hasta el punto de que, como volvemos a repetir, la eliminación de Portugal supondría una reestructuración de esa estrategia con unos costes inimaginables aún para Nike. En segundo lugar, la ausencia de Ronaldo de Brasil 2014, además del varapalo que ello supondría, implicaría también que el beneficiado, Ibrahimovic, también jugador Nike, se pasee por el transcurrir de Suecia en la cita mundialista ataviado continuamente con ropa de su gran rival, adidas, sponsor técnico oficial de Suecia, por lo que la resonancia mediática que la presencia mundialista de Ibrahimovic pudiera tener de beneficiosa para Nike es mucho más que discutible entre los beneficios y los perjuicios que ello podría deparar para la firma de Oregon. Y en tercer y último lugar, está el aspecto ‘moral’ ante su gran rival adidas. Mientras que Nike se enfrascaría en arduas estrategias que vinieran a paliar la ausencia de Ronaldo, con todo lo que ello implica (encontrar al sustituto adecuado, poder generar el interés en sus campañas que con Ronaldo tendría, etc) además de todo eso, la firma tendría que convivir con la continua presencia de su gran competidora adidas, una marca alemana que ya tiene más que fijada su estrategia con su gran estrella Leo Messi a la cabeza, teniendo que contemplar continamente la publicidad, campañas e iniciativas que la firma de las tres tiras a buen seguro desplegará antes y durante el Mundial con el argentino de protagonista.

Todo ello ha llevado a los responsables de Nike a confiar (y esperar) que sea finalmente CR7 el vencedor del duelo, aunque para ello tengan que ‘sacrificar’ la presencia de otro importante embajador en el Mundial como es Ibrahimovic. Hasta tal punto es importante Ronaldo en Nike que su ausencia ya ha sido valorada, de puertas hacia adentro en la multinacional norteamericana, como un varapalo que ascendería hasta los 10 millones de euros en pérdidas. Mientras tanto, desde la compañía se consuelan ante el hecho de que el desenlace podría haber sido aún peor si el sorteo hubiera deparado como rival, en lugar de Suecia (adidas), otra importante selección, Francia, donde la presencia de Nike está mucho más extendida, no sólo como sponsor técnico principal del combinado galo sino en gran parte de sus estrellas.