Nike-United: Razones de un adiós

0
Nike-United: Razones de un adiós
  • Detrás del adiós de Nike al United se esconden más razones que las meramente económicas argumentadas por la firma norteamericana
  • adidas si parece dispuesta a abonar más de 70 millones de euros anuales al club, lo que comprometería su relación con otros clubes de la firma como Real Madrid o incluso Bayern

Todavía para los expertos en el sector quedan importantes dudas al respecto: ¿por qué narices abandona Nike la sponsorización técnica del United? La propia marca norteamericana lo confirmaba en estos días (días que no son los mejores precisamente para la misma después del enorme varapalo sufrido en Brasil con la eliminación de sus dos selecciones que había logrado meter en semifinales de la gran final, que deja en manos de adidas): tras doce años de relación, la firma de Oregon creía cualquier relación debe ser provechosa y exitosa para las dos partes, y los términos en los que el United estaba barajando los puntales de su renovación eran inviables y, en todo caso, perjudiciales para los intereses de Nike desde el punto de vista económico. Esa es la versión oficial, pero ¿es creíble?

Cifras de récord en el apartado de ventas

La cifra que desembolsaba en la actualidad la marca del swoosh por la sponsorización técnica de un club como el United, unos 25 millones de libras, era considerada por los norteamericanos como una cifra más que razonable. Si acaso, con la llegada de las multimillonarias cantidades al Liverpool de Warrior (unos 28 millones de libras) o al Arsenal de Puma (casi 30 millones de libras) dejaban un poco atrás lo que pagaba Nike a los británicos, estando dispuesta a hacer un esfuerzo que lograra colocar al United nuevamente a la cabeza de lo que ganan los clubes en el Reino Unido por este tipo de patrocinio. Pero en ningún caso estaban dispuestos a llegar a las cifras que barajaban en el club y con las que pusieron a subasta la camiseta de los Diablos Rojos: unos 60 millones de libras anuales.

No obstante, el argumento utilizado por Nike para justificar su retirada del United no es del todo sólido (aunque sí respetable evidentemente). Y no es sólido porque si de algo puede presumir Nike en este sentido es de viabilidad económica. Los ingresos por el deporte del fútbol en la compañía se incrementaron en el último ejercicio más de un 21% para situarse en 1,3 millones de libras. Lo recaudado a través del comercio minorista, el merchandising, la ropa y las licencias de productos oficiales superaron los 28 millones de euros en el último ejercicio. Y, sobre todo, las camisetas del United son las más vendidas del mundo en dura pugna con las del Real Madrid de su gran rival adidas: 1,4 millones de ejemplares anualmente. ¿Puede Nike hacer un sobreesfuerzo para mantener al United? Parece que sí.  Sólo con la venta de camisetas Nike tiene más que amortizado esos 60 millones de libras que pide el club. Entonces, ¿qué sucede?

La retirada de Ferguson, clave

¿Qué es lo que ha sucedido para que, de un año a esta parte, se haya pasado de tener el contrato de renovación prácticamente cerrado en unas cifras más o menos pactadas, a emitir Nike un comunicado afirmando que no renovarán con el United? Fundamentalmente, la retirada de Alex Ferguson. La marcha del mítico entrenador británico de los banquillos del United sumió al club en una época de transición que ha finalizado en su primera temporada con una enorme crisis de juego, resultados e identificación con la marca United a nivel general. De hecho, por primera vez en mucho tiempo, el United no disputará ninguna competición europea la temporada que viene. Y eso lo han visto en Nike.

Nike considera que su etapa en Manchester con el United ha terminado. Cree que su estrategia con el club británico está más que agotada, amortizada tras doce años de relación exitosa pero que, con la retirada de Ferguson, ha entrado en una etapa de un futuro incierto e impredecible que no es bueno para su marca. Este primer año post Ferguson, que muchos han manifestado como “de transición”, en Nike se ve como el inicio de un periodo más largo de adaptación a la nueva situación de lo previsible, una situación que traerá retos más complicados para el club en lo deportivo y en lo institucional y cuyos vaivenes pueden afectar, por extensión, a la imagen de la marca. Con todos estos parámetros, en una liga donde adidas domina con claridad sobre Nike (ver Informe de Sponsorización Técnica en Europa I y II), en Nike consideran quizás más fructíferos emprender nuevas aventuras en otras ligas y orientar sus esfuerzos hacia la conquista de otros grandes objetivos de Nike (no olvidemos su anhelo de vestir al Real Madrid).

El gran dilema de adidas

Frente a esta actitud, está la de su gran rival adidas, diametralmente opuesta a la mantenida por Nike, y que en principio si estaría dispuesta a ofrecer lo que pide el United con tal de volver a vestir a un club que ya equipó hace más de 20 años. adidas estaría dispuesta a poner encima de la mesa una oferta que superaría los 70 millones de euros anuales, algo que tiene varias aristas que explicar. En primer lugar, adidas trata de recuperar con ello el terreno que, cada vez más, ve que está perdiendo frente a su gran rival Nike en el fútbol europeo.

Pero la desproporcionada oferta de adidas puede provocar un efecto llamada en el resto de clubes a los que viste, de tanto o más prestigio que el United (como el Real Madrid) y que cobran por ello la mitad de lo que los alemanes están dispuestos a pagar por la camiseta de los Diablos Rojos. La llegada del United y en esas cifras a adidas puede provocar un auténtico malestar en otros clubes europeos también adidas, convirtiendo en un polvorín la situación que puede condicionar la viabilidad del proyecto de los alemanes.