Nike tropieza en la misma piedra: 5 equipos, mismo template

0
Camisetas Nike del PSG, Juventus y Barcelona
  • Nike ha presentado las terceras equipaciones de cinco clubes diferentes en los últimos días
  • El template utilizado es el mismo en todas ellas, algo que ya le trajo más de un dolor de cabeza a la multinacional en el pasado

Con motivo del inicio de esta nueva edición de la Champions League, la multinacional norteamericana Nike ha puesto en marcha una estrategia de comunicación un tanto especial en virtud de la cual ha presentado las nuevas camisetas de hasta cinco clubes diferentes en la tercera versión que los mismos utilizarán esta temporada.

FC Barcelona, Inter de Milan, Juventus de Turín, PSG y Manchester City son los cinco clubes que han presentado en estos días la que será la tercera camiseta con la que disputarán sus encuentros esta temporada o, como en el caso del Manchester City, la camiseta con la que disputará los encuentros de Copa. Pero además de tener como elemento en común el mismo sponsor técnico, los diferentes departamentos de marketing de estas entidades han comprobado cómo su nueva indumentaria al parecer no es tan exclusiva como ellos pretendían o esperaban.

Cinco presentaciones, cinco clubes y el mismo template

La multinacional norteamericana Nike puso en marcha toda su estrategia respecto a la presentación de las nuevas camisetas de cinco de sus grandes representantes en Europa entre el pasado lunes y en el día de ayer martes. Así, mientras el lunes vieron la luz las nuevas camisetas de clubes como el FC Barcelona, el Manchester City o el PSG, en el día de ayer lo vieron dos de sus grandes embajadores italianos, el Inter de Milan y la Juventus de Turin.

Y todos ellos pudieron comprobar como la multinacional norteamericana, no sabemos aún si con su consentimiento o no, había elegido el mismo template para todos y cada uno de ellos en esta nueva tercera equipación. Tan sólo con variar el color, el escudo y el patrocinador de la camiseta nos encontramos con el mismo modelo de indumentaria en todos ellos, algo que no ha sentado excesivamente bien a los aficionados y desconocemos si a algún que otro departamento de marketing de alguno de los clubes afectados, cosa que no sería de extrañar pues no sería la primera vez.

Tropieza en la misma piedra

No es, sin embargo, la primera vez que la multinacional emprende este tipo de estrategia con los clubes a los que sponsoriza técnicamente y, precisamente por eso, no debería minusvalorar las consecuencias de emprender acciones de este tipo entre sus patrocinados.

Una de las grandes polémicas surgida hace ahora algunos meses en la Liga BBVA española fue la decisión de Nike de utilizar las que comenzaron a conocer como camisetas clónicas, es decir, diseños que la multinacional no realizaba en exclusiva para el club en cuestion sino que elaboraba para una pluralidad de clubes, algo que en muchos de ellos no sentó excesivamente bien, ni en afición ni en directiva, que no sólo amenazaron a Nike con tomar medidas al respecto de persistir en este tipo de estrategias sino que hubo otros, como la Real Sociedad, que esgrimieron este argumento, el de la no exclusividad en sus diseños, como uno de los motivos por los que decidían no renovar con los norteamericanos y firmar con la marca alemana adidas. El Athletic de Bilbao también amenazó a Nike con abandonar la relación de no mediar diseños exclusivos para la entidad que contentaran a los aficionados.

Un negocio multimillonario

El asunto tampoco es un tema menor. La sponsorización técnica de las camisetas es uno de los patrocinios más rentables para los clubes a la hora de explotar las vías de financiación puestas a su disposición, además de suponer una fuente de ingresos importantísima tanto para la marca como para el propio club a través de las comisiones obtenidas por las ventas.

Clubes como los mencionados venden miles de camisetas todos los años entre los aficionados, lo que reporta importantes bneficios tanto para la firma de ropa deportiva como para la propia entidad. Sin embargo, en los últimos tiempos las marcas han puesto en marcha este tipo de estrategia a la hora de elaborar los diseños, algo que no ha gustado en demasía a los aficionados, sobretodo a los de los grandes clubes, y que ha tenido consecuencias tan drásticas en algunos casos como el expuesto anteriormente de la Real Sociedad.