Nike tiene un problema con su filial de oro: Jordan

1
Jordan Brand
Las ventas de zapatillas de la marca Jordan ha disminuído drásticamente en los últimos meses
  • Expertos en el sector consideran que la firma estadounidense subestima los problemas por los que atraviesa su filial, problemas que pueden tener consecuencias nefastas para la propia Nike.

Hubo una época en la que hablar de Jordan Brand, filial de la firma estadounidense Nike, era sinónimo de éxito. Sus zapatillas se vendían por miles y los modelos sacados a la venta se agotaban nada más salir mucho antes de que las tiendas especializadas pudieran reponer existencias. Pero los tiempos cambias. Y la moda también. Y lo que antes era un éxito asegurado se ha convertido, en los últimos tiempos, en un grave problema que puede afecta de lleno a la firma implicada y que puede tener graves consecuencias para su casa matriz.

Descenso en ventas

Las luces de alarma se han encendido hace tan sólo unos días cuando especialistas de Morgan Stanley han sacado a la luz unos datos preocupantes que pone en evidencia que el rendimiento, en los últimos meses, de Jordan Brand, es mucho peor de lo que inicialmente se creía.

Esos analistas van mucho más allá y, en su exposición, afirman que el hecho en sí no es más que una señal de que Nike tiene un serio problema con su marca Jordan Brand. En el mismo sentido se refirió, el pasado 18 de agosto, Dick Johnson, director general de Foot Locker, al reconocer que la distribución y venta de determinados modelos de Jordan ha disminuido considerablemente en relación a sus tasas de ventas tradicionales.


[rad_rapidology_inline optin_id=optin_2]


Mercado a la baja

Las dificultades por las que parece atravesar la marca Jordan coinciden en un momento crítico para el mercado de zapatillas de baloncesto dentro del sector. La tendencia a la baja del mismo en los últimos meses parece beneficiar, en exclusiva, a la multinacional alemana adidas, la única que ha sabido adaptarse a las preferencias de la nueva demanda de los consumidores, que solicitan zapatillas menos altas y más adaptables a ropa casual de uso cotidiano.

Todo ello ha provocado que desde dentro del sector se hable de la falta de conciencia de Nike de los verdaderos problemas que arrastran a la marca Jordan y que podrían tener serias consecuencias en las próximas cuentas trimestrales y anuales de la firma norteamericana.