Nike también logró colarse en la renovación de CR7 por el Real Madrid

0

Es complicado afirmarlo pero posiblemente la firma norteamericana Nike sea la que mejor se mueva en el fino hilo que constituye el ambush marketing con una serie de cuidadas estrategias que, a la larga, logran el objetivo perseguido: que se hable casi más de Nike que del acto protocolario en sí.

Casos podemos encontrar por doquier. Sin ir más lejos, en los pasados Juegos Olímpicos de Londres 2012 los actos que bordearon el ambush marketing puestos en marcha por la firma norteamericana eran casi diarios, tantos, que en los estudios realizados sobre percepción de marcas entre los aficionados, la mayoría creía que Nike era sponsor oficial de los Juegos Olímpicos, un rol que correspondía a adidas y por el que la marca alemana había desembolsado casi 100 millones de euros. Lo peor para adidas no era que una inmensa mayoría de aficionados creyeran que Nike era patrocinador oficial de los Juegos. Lo realmente preocupante para adidas era que esa percepción se situaba incluso por encima de la que tenían estos mismos aficionados con respecto a la marca alemana. Es decir, los aficionados creían que Nike era patrocinador oficial de Londres 2012 incluso por encima de adidas, cuya percepción en este mismo sentido era sensiblemente inferior.

El caso más reciente de ambush marketing en un acto adidas protagonizado por la firma norteamericana Nike, en conveniencia claro está con su embajador de turno, fue la presentación oficial de uno de los fichajes que más revuelo causó por su traspaso en el fútbol alemán, Mario Götze, procedente del Borussia Dortmund y que recaló finalmente en el Bayern de Munich. Todos recordaréis, como hemos hablado aquí en más de una ocasión, como en pleno territorio adidas, en casa adidas (no debemos olvidar que adidas no sólo es que sea sponsor técnico del Bayern sino que, además, tiene una importante participación en el accionariado de la entidad bávara, amén de tener su sede en Alemania), Nike lograba infiltrarse en la operación al aparecer el jugador con una llamativa camiseta de la firma de Oregon ante la pasividad de los responsables del Bayern que, tan sólo cuando adidas puso el grito en el cielo, una vez que ya estaba hecho ‘el daño‘, lograron reaccionar imponiendo una sanción al jugador (sanción por otro lado que muy probablemente, no es de descartar, fuera asumida por la marca, por Nike). Ese último acto de ambush marketing dio la vuelta al mundo y contó con críticas enormes hacia el futbolista por lucir el emblema de la marca rival que patrocina al club y a los directivos del Bayern por no cuidar estos detalles, pero también contó con multitud de halagos para la firma, capaz de hacer que un acto que en teoría iba a ser para mayor resonancia mediática de adidas convierta finalmente a su gran rival, Nike, en su máximo protagonista.

A partir de aquí, las presentaciones veraniegas del pasado mes de julio en el fútbol europeo se miraron con lupa por los respectivos clubes y marcas con el fin de evitar situaciones como las vividas con el Bayern y adidas, con Nike como protagonista.

Sin embargo, quizás en uno de los eventos futbolísticos más importantes del panorama europeo de los últimos meses, y qué duda cabe que del fútbol español en particular, la presentación oficial de la renovación de Cristiano Ronaldo por el Real Madrid, la firma norteamericana se las ha vuelto a ingeniar para convertirse, a través de mecanismos indirectos, en una de las principales protagonistas del evento, un evento realizado por un club, el Real Madrid, auspiciado en la sponsorización técnica por la marca alemana adidas.

En la presentación que en la mañana del pasado domingo tuvo lugar en el palco de honor del Santiago Bernabeu de la renovación oficial del contrato que unía al Real Madrid y al portugués Cristiano Ronaldo y que, a partir de ahora, ligará a ambos hasta 2018, casi tanto como el acto en sí hubo un hecho que atrajo el interés de los allí congregados y que se convirtió, rápidamente, en el protagonista de tertulias y comentarios, además de ser objeto de debate en las redes sociales: el look que presentaba el jugador madridista.

Impecablemente vestido, rápidamente todos los flashes de los periodistas allí presentes se dirigieron hacia un elemento del atuendo de CR7 que llamó poderosamente la atención a los congregados en el acto: las gafas.  El accesorio en cuestión, que el portugués se colocó en varias ocasiones (para leer con detalle las líneas del contrato, en el momento de la firma y cuando tocó hacer la foto de familia), dio un look estilo hispter al portugués que lució, con orgullo, unas gafas con un toque vintage, gafas que rápidamente se convirtieron en motivo de conversación tanto a los allí presentes como en las redes sociales.

Y, casualmente, esas gafas fueron el medio utilizado en esta ocasión por la firma norteamericana Nike para ‘inmiscuirse‘ en la presentación de la renovación del acuerdo del Real Madrid con el futbolista, obteniendo una exposición mediática de valor incalculable ante la desesperación de adidas, que veía nuevamente como Nike le arrebataba el protagonismo en un acto en el que dificilmente era visible un logotipo de la marca alemana.

A la conclusión del acto, las gafas de CR7 tenían casi tanto protagonismo como los términos del propio contrato, lo que cobraría Cristiano o el número de años de ampliación del mismo. Todo un nuevo golpe de mano de la multinacional Nike ante, nuevamente, la incredulidad de adidas.