Nike también la “pifia” de cara a Brasil 2014

0

Los errores de estrategia de las grandes marcas y multinacionales que imperan en el mundo de la ropa deportiva, no son exclusividad de una u otra. Si hace tan sólo unos días traíamos en portada el enorme error cometido por la multinacional alemana adidas en su estrategia comercial para Brasil 2014, ahora es su gran rival Nike la que se ve amenazada por una no bien calculada y gestionada estrategia que puede dañar, y mucho, su imagen entre los aficionados brasileños.

La proximidad del evento, el no calcular de manera mucho más precisa los riesgos de poner en marcha esta o aquella estrategia o, simplemente, los nervios ante la proximidad de un evento que tanta importancia tendrá en las cuentas de resultados de dos multinacionales, las más importantes, del sector de la ropa deportiva como son Nike y adidas, está provocando que las mismas comentan, a partes iguales, errores de bulto, importantes, que pueden dar lugar a que sus respectivas imágenes queden seriamente tocadas en un mercado tan apetitoso como es la emergente economía brasileña.

La semana pasada ha sido protagonista el garrafal fallo de estrategia en el que incurrió la multinacional alemana adidas de cara a su política de promoción para Brasil 2014. Como bien se recordará, adidas comenzó a comercializar en los Estados Unidos unas camisetas con motivo del Mundial de Brasil en el que, principalmente, se daba la imagen de potenciación y promoción del turismo sexual brasileño, una imagen de la que quieren alejarse cuanto antes las autoridades brasileñas y que provocó, en consecuencia (era de esperar), la enorme crítica que públicamente las autoridades del país sudamericano, con su presidenta a la cabeza, realizaron a la compañía alemana, algo que provocó que la misma se viera obligada a retirar del mercado las citadas camisetas.

El daño que esta promoción ha causado en la imagen de la marca alemana es, según los expertos, tan considerable como el enorme error de estrategia a la hora de diseñar la misma, sin ponderar las posibles consecuencias o efectos negativos que su puesta en marcha podría tener para la compañía sobre todo en suelo brasileño.

Sin embargo, estas meteduras de pata no son como decimos coto exclusivo de una u otra marca. Su gran rival, la firma norteamericana Nike, también está viviendo en persona su particular calvario con otro error de estrategia, que en esta ocasión afecta a selecciones nacionales, que está provocando la ira de los seguidores brasileños.

Para colmo de Nike, el error cometido no es nuevo en la multinacional. De hecho, Nike se enfrenta a una desbandada generalizada de clubes en una competición tan importante como la Liga BBVA española precisamente por el mismo motivo con el que ahora ha enojado a los aficionados brasileños.

Hace tan sólo unos días, Nike presentaba de manera oficial la que será la nueva camiseta de la Selección Australiana de Fútbol para el Mundial brasileño, un uniforme que, a primera vista, y si no reparamos en el detalle del escudo, bien podría ser identificado como la nueva equipación que la marca norteamericana ha diseñado para la canariha. Y ahí comienza el problema para Nike.

Así, mientras que en los aussies, los aficionados australianos, el uniforme ha pasado sin más en un país donde el fútbol no es precisamente un deporte mayoritario, en Brasil el diseño ha escocido y mucho. Sobre todo entre los aficionados brasileños, que consideran poco menos que un insulto el que Nike diseñe un uniforme muy parecido a equipaciones anteriores de Brasil y, sobre todo, a la propia de este año sino es por el detalle del cuello. En definitiva, critican que el diseño de la camiseta brasileña no sea exclusivo para la canarinha, lo que ha ocasionado un serio disgusto a la multinacional en las redes sociales.

No es la primera vez que Nike se enfrenta a un problema de este tipo. Como decíamos anteriormente, en la Liga BBVA son muchas las entidades a las que viste la marca que ya han mostrado a la firma de Oregon su disconformidad con la poca creatividad de la marca norteamericana a la hora de diseñar los uniformes, con equipaciones cuyos diseños son exactos a los de otros clubes incluso de la propia liga.

A apenas unos meses de la disputa del Mundial de Brasil, las dos grandes firmas de ropa deportiva son noticias más que por sus logros, por sus extraordinarios errores a la hora de planificar sus estrategias que le pueden costar un serio disgusto no ya durante el propio Mundial sino en sus aspiraciones una vez concluido éste, como son la de conquistar y consolidar su presencia en un mercado tan apetitoso como es el brasileño.