Nike se queda sin Mundiales como mínimo hasta el 2030

0

Duro golpe el que ha asestado la multinacional alemana adidas a su gran rival dentro del sector, la firma norteamericana Nike, con el acuerdo alcanzado con FIFA que, además, supondrá cortar de raíz las aspiraciones de la compañía de Oregon de poder entrar a disputar a adidas el ser la firma que acompañe a FIFA en sus acontecimientos deportivos.

Dentro del mundo del marketing deportivo, por todos es sabido el status quo actual de las dos grandes firmas de ropa deportiva, adidas y Nike, dentro del mercado del deporte. Así, mientras adidas se centra en el patrocinio y sponsorización de grandes eventos deportivos mayoritariamente, sin descuidar por otro lado el personal endorsement, Nike se fija más en este último para tratar de contrarrestar la posición de los alemanes dentro del sector, y por lo tanto, se orientaba más hacia la sponsorización personal de grandes deportistas.

Sin embargo, desde Nike se dieron cuenta que adidas debía gran parte de su éxito a escala mundial gracias a ese patrocinio de esos grandes eventos deportivos. Así, los acuerdos que los alemanes tenían con el COI, la FIFA o la UEFA, en virtud del cual adidas se convertía en patrocinador oficial de sus grandes eventos, llámense Juegos Olímpicos, Mundial de Fútbol o Eurocopas, o con competiciones como la Champions League (UEFA) o la propia NBA, siempre han sido objeto de deseo de Nike, más si cabe con el transcurrir de los años.

Así, para tratar de acabar con esta posición dominante de adidas con esos grandes eventos, la intención de Nike ha sido la de ir, poco a poco, introduciéndose en este nuevo apartado del mercado como medio para una mayor conquista del mismo. Esto es, desde hace ya algunos años Nike se está moviendo entre bambalinas para conseguir el patrocinazgo de grandes ligas o eventos. Este cambio de estrategia en la compañía de Oregon, que sin descuidar su gran valor, el patrocinazgo de las grandes estrellas del deporte mundial, quería abrir su campo de acción, una vez consolidada su posición en el sector del patrocinio de jugadores y deportistas, al ámbito de las grandes competiciones, dio el primer paso tan sólo hace unos años cuando consiguió arrebatar a Reebok (recordemos, filial de adidas) una competición como la NFL, en lo que fue catalogado como uno de los grandes movimientos dentro de este mercado y que multiplicó, exponencialmente, la exposición de Nike dentro del deporte USA.

Sin embargo, como decimos, ese no fue más que el primer paso en un estudiado plan que tenía, como gran objetivo, lograr ‘sacar’ a adidas del patrocinio de los grandes eventos deportivos a escala mundial, esto es, Juegos Olímpicos, Eurocopa de Fútbol o, como es el caso, Mundial de Fútbol. Más todos esos esfuerzos que desde hace años lleva Nike realizando en círculos muy cercanos a los grandes responsables de estos organismos, han caído en saco roto con el anuncio oficial realizado en el día de ayer por adidas y FIFA.

Conocedora de estos movimientos ‘en la sombra’ de su gran rival, adidas reaccionó a tiempo y comenzó a elaborar unas estudiadas ofertas para renovar sus grandes valores en cuanto a eventos deportivos se refiere, consciente del terreno ganado que tenía frente a Nike como consecuencia de los largos años de relación con los organismos a los que sponsorizaba, lo que le confería un punto a su favor frente a las intenciones de los norteamericanos. Y así, este contraataque de adidas ha visto como, en una primera fase de ese objetivo que es renovar sus grandes acuerdos con esos organismos, ha logrado alcanzar su objetivo con la extensión del acuerdo que unía a la firma alemana con uno de los grandes objetivos de Nike, la sponsorización de una competición como el Mundial de Fútbol organizado por FIFA.

Y para ello, adidas ha puesto toda la carne en el asador para hacer que Nike se ‘olvide’ de sus pretensiones, al menos con esta competición, durante una buena ‘hornada’ de años, concretamente hasta el año 2030, que es la nueva fecha en la que culminaría, presumiblemente, la relación de adidas con FIFA como principal patrocinador de su gran competición. Así, con el nuevo acuerdo alcanzado y que supone la prolongación del existente, adidas se asegura la sponsorización de los próximos cuatro Mundiales de Fútbol, además del de Brasil del año próximo. Esto es, contando el del año próximo de Brasil, adidas sponsorizará los Mundiales de los años 2014, 2018, 2022, 2026 y 2030. Cinco Mundiales y más de 16 años donde Nike tendrá que contemplar, desde la ‘barrera’ la posición de adidas con esta competición y poner en marcha estudiadas y complicadas estrategias que le permitan ganar notoriedad en estos eventos y donde el ambush marketing, donde Nike se mueve como pez en el agua, jugará un papel fundamental para contrarrestar esa posición de adidas.

adidas se unió a FIFA como principal sponsor de su máxima competición, el Mundial de Selecciones Nacionales, en el año 1970. El último acuerdo alcanzado se firmó en el año 2005 y abarcaba hasta el próximo Mundial de Brasil del año que viene.

Sin embargo, a la firma alemana no le saldrá barato este nuevo acuerdo. Así, si con el último que alcanzó con FIFA se estimó que adidas abonaba alrededor de 450 millones de dólares, las cifras qe se barajan con este superan con creces a las que concretó en su último acuerdo.

La actuación de adidas cobra sentido si tenemos en cuenta unas cifras más que alarmantes para la compañía alemana. Así, si bien el año pasado los alemanes superaron con creces sus mejores registros en cuanto a números se refieren, este 2013 ha demostrado que los mismos fueron debidos, en gran parte, a la celebración en 2012 de dos grandes acontecimientos de los que adidas es principal partner, como fueron los Juegos Olímpicos de Londres 2012 y la Eurocopa de Naciones de fútbol de Polonia y Ucrania. Así lo demuestra el decrecer de sus números en este año frente a su gran rival Nike, más acostumbrada a que sus cifras no dependan tanto de la celebración de grandes acontecimientos deportivos, lo que le ha supuesto perder terreno, sobre todo en el mercado europeo, frente a los norteamericanos.

En definitiva, un duro golpe para Nike que ve como uno de sus grandes objetivos queda en posesión, nuevamente, de su gran rival adidas.