Nike se desprende de Umbro por 174 millones de euros

0

Alivio. Esa palabra puede resumir el estado de ánimo de los máximos dirigentes de la firma norteamericana Nike al lograr ‘colocar’ en el mercado una de las firmas deportivas más emblemáticas, la británica Umbro, que pertenecía al grupo Nike desde el año 2007.

Ya hemos comentado en más de una ocasión como la adquisición por parte de los norteamericanos de la firma británica fue enormemente criticada dentro incluso de las propias filas de Nike desde el principio. Muchos consideraron que el desembolso que debían realizar, alrededor de 400 millones de Euros, para combatir a Adidas con Reebok, era excesivo, sobre todo para una firma que no contaba excesivamente con grandes activos dentro del mercado mundial.

La decisión, anunciada en Junio, de desprenderse de la firma británica tan sólo cuatro años después de su adquisición vino a dar la razón a los más escépticos de dicha operación, y motivando la venta en la necesidad de ‘soltar lastre’ para impulsar otras marcas del grupo como Jordan o Converse, se puso en el mercado con el objetivo de tener cerrada su venta antes del cierre del próximo ejercicio fiscal, esto es, 31 de mayo de 2013.

La venta se ha cerrado a la empresa Iconix, que ya en el año 2007 compró a Nike la marca Starter, dedicada a la venta de material deportivo a bajo precio. Sin embargo, el montante con el que se ha saldado la operación no debe haber dejado muy contentos al sector más crítico con dicha adquisición, pues los norteamericanos ‘tan sólo’ han podido obtener por la venta 174 millones de euros, es decir, cierra la relación con Umbro con unas minusvalías que superan los 200 millones de euros respecto a su inversión inicial. Precisamente esto no hace más que confirmar que lo que pretendía Nike era desprenderse lo antes posible de Umbro.