Nike quiere sustituir a Umbro cuanto antes en la Selección Inglesa de Fútbol

0

Como todos bien sabéis, el pasado mes de junio Nike sorprendió a propios y extraños con un comunicado que no dejó indiferente a nadie. A través del mismo, la firma norteamericana comunicaba su intención, decidida e inmediata, de desprenderse de una de sus “filiales” más carismáticas: la marca británica Umbro.

El anuncio, no por esperado, dejó de sorprender a los especialistas en la materia. El anuncio, oficialmente “vendido” como un “proceso de desinversión” de la firma norteamericana, no venía a ser más que una manera elegante de decir que Nike ponía a la venta una adquisición ya de por sí conflictiva desde su concepción tan sólo cuatro años después de hacerse con Umbro.

Ahora, antes de que finalmente se formalice la venta en alguno de los compradores que puedan interesarse en la firma británica, Nike quiere “heredar” alguno de los equipos y selecciones en diferentes deportes que eran emblemas en la marca “Umbro”. Así, tan sólo unas semanas antes de realizar ese comunicado, el Manchester City, tradicional equipo Umbro, informaba del acuerdo alcanzado con Nike para, a partir de la temporada 2013-2014, convertirse en nuevo sponsor técnico del club británico, logrando la firma norteamericana que uno de los principales activos de Umbro no abandonara la casa matriz.

Y ahora los norteamericanos pretenden repetir la jugada con otro gran valor de Umbro, la Federación Inglesa de Fútbol, la FA. Así, Nike ha trasladado una importante oferta a la FA para convertirse, ya a partir de la próxima primavera, en nuevo sponsor técnico de la selección inglesa de fútbol, una de las más representativas en el panorama internacional. Con ello, Nike pretende seguir manteniendo, ahora de manera directa, en su portfolio a un importante valor para la marca antes de que se desprenda definitivamente de Umbro y mientras tiene el control de la misma antes de su venta. Al respecto, la oferta que ha hecho llegar Nike a la FA no es una subrogación en sí del contrato que la Federación Inglesa firmó con Umbro hasta el año 2018 a razón de casi 20 millones de libras anuales, sino que estaría dispuesta a mejorar sustancialmente el mismo con tal de mantener a la FA entre sus grandes “posesiones”. Algo parecido en definitiva a lo que ocurrión con el City, que a pesar de haber firmado en el año 2009 un contrato de 10 años de duración con Umbro a razón de 6 millones de libras al año, los norteamericanos utilizaron todas sus armas de persuasión para convencer al City de abandonar Umbro tan sólo un par de años después y quedarse con Nike, a la postre propietaria de Umbro, mejorando el contrato que les unía.

De este modo, uno de los mayores emblemas del fútbol, la selección inglesa, rompería una relación, con Umbro, que nació allá en la década de los 50, pasando a partir de la próxima primavera, a tener los nuevos uniformes Nike.

Umbro, un problema para Nike desde el principio
Las prisas han llegado a Nike ahora que todo parece precipitarse hacia un final más o menos deseado en los norteamericanos, la firma de Umbro, queriendo quedarse con las principales “posesiones” que Umbro tenía en su portfolio. Así, aunque Nike quiere eliminar de un plumazo a Umbro de su activo, no quiere deshacerse de sus principales equipos.

Umbro fue siempre un problema para Nike desde su propia adquisición. Así, desde la propia compañía norteamericana han considerado esta adquisición como uno de sus mayores errores a lo largo de su historia. Todo arranca a finales de la década de los 90 del siglo pasado. Nike ve en el fútbol uno de sus grandes objetivos para su expansión, un deporte mayoritario en Europa y Sudamérica, pero que en los Estados Unidos aún no tenía esa repercusión mediática que tenía en el resto del mundo.  Adidas, su gran rival, era una marca más que consolidada en
este mercado y Nike poco a poco fue arrebatándole clubes y selecciones a las que vestir. Poco a poco el poder en el mercado futbolístico se fue igualando y los dirigentes americanos vieron en la adquisición de Umbro el empujón
definitivo que necesitaba la marca para colocarse en las primeras
posiciones con respecto a Adidas.

Así, en octubre del año 2007, preparan
una oferta de 407 millones de euros que los dirigientes ingleses de
Umbro no dudan en aceptar. La adquisición, vendida como un éxito desde Nike, no tuvo tan buena acogida en algunos sectores dentro de la propia marca, que consideraban a la misma como desproporcionada para una marca con tan escasa cuota de mercado en el mundo del fútbol en relación a Nike
y Adidas. En aquellos momentos, Umbro tenía como principal valor en el
mercado futbolístico a nivel internacional la sponsorización técnica de
la selección inglesa de fútbol.

Sin embargo, apenas un mes y poco más tarde, los malos presagios se confirmaron y se pudo comprobar como esa
adquisición estratégica no estaba abonada al éxito. En noviembre de
2007, se confirma que Inglaterra no se clasifica
para la Eurocopa a disputar en el año siguiente, 2008. Ese desastre
futbolístico para los fundadores del fútbol lo fue también para Nike,
cuyos sectores más críticos con la adquisición no tardaron en salir a la
palestra para manifestar algo que ellos venían advirtiendo desde la
compra de la compañía inglesa: era una adquisición ‘problemática’ se
mirara por donde se mirara. A partir de ahí, en Nike se dieron cuenta de
que Umbro sólo podría competir con marcas de nivel medio, pero nunca
llegaría a ser un problema para Adidas. Sobre todo porque Adidas, un par
de años antes de la adquisición de Umbro por parte de Nike, adquirió Reebok por cerca de 3.000 millones de euros, es decir, tenía la contrapartida necesaria para hacer frente a Umbro.

Encuadrados en ese nivel medio, Umbro pronto dejó de ser rentable para el gigante
norteamericano. La situación avocaba a un final no muy diferente al que
definitivamente se confirmó en Junio: debían proponer la venta de Umbro.

Sin embargo, Nike no quiere desprenderse de los mayores activos que tenía la marca dentro del mundo del fútbol. Así, bajo la misma estrategia que está siguiendo ahora con la FA, ya logró ‘rescatar’ al Manchester City, actual campeón de la Premier League,
para sí, club al que hasta entonces vestía Umbro y espera que la misma vuelva a funcionar para hacerse con la Selección Inglesa.

Quizás, conscientes y
sabedores de que iban a vender a Umbro, desde la firma no quieren
dejar caramelos tan dulces libres en el mercado como son el Manchester City o la Selección Inglesa de Fútbol, sobre todo con la posibilidad de
que Adidas pueda hacerse con ellos.