Nike quiere fichar al primer deportista gay profesional de un gran deporte

0

Nike se ha marcado un nuevo objetivo: la comunidad gay, a la que ve como un mercado aún por explotar de manera específica y del que quiere obtener toda la rentabilidad posible. Y para ello ya se ha puesto manos a la obra para hacerse con el primer deportista gay profesional perteneciente a un gran deporte, fútbol, baseball, baloncesto o football, que ha reconocido abiertamente su tendencia sexual sin ningún tipo de tapujos.

15 de mayo de 2011. La primera plana del New York Times recogía la noticia: Rick Welts, importante directivo de los Phoenix Suns de la NBA, reconocía abiertamente su homosexualidad hasta el punto que abandonó su por entonces equipo, los Phoenix Suns, para incorporarse a los Golden State Warriors por motivos afectivos exclusivamente. Hoy día es el presidente de los Golden State Warriors. Previamente, Welts ya le había informado del tema a su círculo más íntimo, a las personas con las que se relacionaba en los negocios y, también, a David Stern…y a directivos de Nike.

Desde ese momento, la firma norteamericana se fijó un objetivo. Nike trató de persuadir a Welts para que lanzara mensajes de ánimos que ‘ayudaran’ a que jugadores profesionales de cualquiera de los grandes deportes norteamericanos reconocieran públicamente su homosexualidad. A cambio, Nike desplegaría todo su pontencial desde el punto de vista del marketing para convertir a este deportista en su icono gay, destinado sobre todo a la explotación comercial de un mercado hasta ahora carente de referentes deportivos.

Nike ha visto un trozo de pastel muy importante en la comunidad gay, a la que todos los estudios valoran con un potencial de compra anual de más de 800 millones de dólares, un dulce demasiado apetecible para que firmas como Nike no se hayan planteado su explotación. La dificultad estriba en conseguir hacerse con este deportista, que sería el primero, que en activo reconoce abiertamente su homosexualidad en una sociedad tan puritana como la estadounidense.

Todos los informes valoran positivamente que este primer deportista gay de estas grandes ligas se convertiría en un auténtico imán para las marcas, que pagarían importantes sumas de dinero por contar con su imagen. Nike ha sido la primera en tomar conciencia de este hecho y trata, por todos los medios posibles, en tratar de convencer a ese ‘deportista’ a que dé el paso y, en segundo lugar, en incorporarlo a su plantel de embajadores. Para ello, para convencerle a los deportistas homosexuales, han considerado idóneo a Rick Welts, que ya dio el paso en el mismo sentido en otro escenario complicado: el de los negocios.

Las intenciones no se centran exclusivamente en estos deportes. En un deporte como la ATP también se afanan por tratar de convencer a que se declare abiertamente el primer homosexual. Las marcas comerciales como Nike lo anhelan. Es un nicho de mercado que está siendo infraexplotado y quieren poner fin a esta situación. ¿Quién dará el primer paso?