Nike pincha con la “blanca” del Atleti

0
Partido amistoso de pretemporada del Atleti con la camiseta gris
  • La coincidencia de colores con la “blanca” del Atleti provoca un parón en las estrategias de la compañía para reactivar las ventas de la polémica segunda camiseta colchonera
  • Los niveles de ventas de la camiseta gris del Atlético son inferiores a los mostrados en otras temporadas por las segundas equipaciones del club

La estrategia diseñada por la multinacional norteamericana Nike con la camiseta “blanca” del Atlético de Madrid va camino de quedarse en agua de borrajas tras la aparición de un nuevo obstáculo que dificulta sobremanera la campaña que en la firma tenían previsto llevar a cabo para comercializar, promocionar y rentabilizar una apuesta que ya nació rodeada de polémica por el blanquecino color gris utilizado para la misma.

¿Una mala decisión?

El pasado mes de julio, con los ecos del Mundial de Brasil 2014 aún frescos en la memoria de los aficionados, la multinacional norteamericana Nike daba a conocer la que sería la nueva segunda equipación para la presente temporada del Campeón de Liga de la campaña anterior, el Atlético de Madrid, una indumentaria cuyo diseño no dejó indiferente a nadie entre los aficionados colchoneros.

A tal respecto, la marca del swoosh había concebido una camiseta en tonos grises que levantó la polémica entre los atléticos dada la confusión que la misma provocaba desde la lejanía. Y es que había que fijarse realmente mucho para no confundir esos tonos grises que afirmaba Nike haber utilizado en el diseño de la nueva piel atlética con un color blanco que, evidentemente, llevaba rápidamente a la identificación con la camiseta del gran rival del equipo colchonero: el Real Madrid.

La polémica como estrategia

Para muchos, el objetivo que buscaba Nike con el nuevo diseño no era otro que llamar poderosamente la atención con la segunda equipación del Atlético de Madrid para, aunque fuera a través de la polémica, articular potentes estrategias y campañas de marketing que lograran convertir a la misma en un éxito de ventas.

Nada más lejos de la realidad. Dicho diseño respondía a una estrategia mucho más amplia establecida por la multinacional de Oregon que abarcaba varios clubes europeos como Manchester United, PSG o Inter de Milán y que ponía de manifiesto el repentino interés por el blanco de Nike para la presente campaña, un interés que en adidas no gustaba demasiado ante lo que parecía ser un mensaje encriptado para el Real Madrid, sabedores como estaban en la marca alemana que, tras el acuerdo alcanzado con el United para la temporada que viene, antes o después, iban a recibir la llamada del club blanco para sentarse a renegociar unas condiciones parecidas a las que firmó adidas con el club británico, algo a lo que podía sacar un provechoso rendimiento su gran rival Nike.

Coincidencia de colores

Por lo tanto, hasta el inicio de la temporada, nada había en este escenario que fuera realmente imprevisto o anómalo a lo que muy probablemente ya se esperaban en el seno de Nike con el lanzamiento de la polémica eslástica. Sin embargo, con el inicio de la presente campaña, comenzaron a aparecer en el camino de Nike una serie de imponderables que ponen, muy en riesgo, la estrategia diseñada por la marca del swoosh para la criticada camiseta atlética en este año.

La casi plena identificación de esos tonos grisáceos con el color blanco, una coincidencia que más de uno achaca a una intencionalidad más que palpable por parte de Nike, se está volviendo en contra de la firma desde el primer momento. Así, dada esta posible confusión, el conjunto colchonero no pudo utilizar dicha indumentaria por exigencias del colegiado del encuentro ni ante el Rayo Vallecano en Liga ni ante el Olympiacos en la Champions League, ambos encuentros jugados a domicilio y ello motivado por coincidencia de colores. Debido al blanco utilizado en la camiseta del Rayo y en la rojiblanca del Olympiacos, era la primera ocasión en la que el Atlético tenía oportunidad de utilizar la nueva segunda equipación “grisácea“. Y el asunto volverá a repetirse en su visita en esta jornada liguera al Almería, club que también viste a rayas rojas y blancas y que motivará que, tal y como ocurrió en los encuentros citados, el Atlético de Madrid deba echar mano de la segunda equipación de la temporada anterior.

Parón a las estrategias de Nike

Y el asunto, lejos de ser coyuntural, va camino de convertirse en la tónica de toda la campaña. Porque con el mismo razonamiento, el Atlético no podrá utilizar la misma en la presente temporada en su visita a conjuntos como el Athletic, el Almería ya citado, el Granada, el Elche, el Sevilla, el Valencia… todos encuentros ligueros en muchos de los cuáles, tal y como pasó con su partido con el Real Madrid, deba utilizar su indumentaria rojiblanca si así lo estima conveniente el colegiado del encuentro. Algo parecido pasará en Champions, donde la visita ante rivales de esta primera fase de grupo como la Juventus o el Malmo provocará que tampoco pueda utilizar la camiseta gris del Atleti. Y la situación no cambiará mucho a a lo largo de toda la temporada.

Con estos problemas, el club ha tenido que rescatar la segunda equipación de la temporada 2013/2014 a la espera de poder vislumbrar una solución lo antes posible a este problema sobrevenido, sobretodo para la propia Nike. La marca pudo comprobar como el ritmo de ventas de la nueva elástica colchonera son muy inferiores a los de otras temporadas para la segunda equipación, por lo que era necesario rescatar a la misma con una campaña de activación lo suficientemente potente como para lograr sacar de ese letargo a la citada camiseta. Sin embargo, los problemas sobrevenidos con la coincidencia de colores ha supuesto un auténtico parón para esas nuevas estrategias que quería poner sobre la mesa Nike para reactivar las ventas de la nueva camiseta.

En Nike temen que la situación pueda desembocar en una parecida a la que se vivió en la temporada 2006/2007, donde la firma lanzó una primera equipación a dos colores, rojo y blanco, con dos mitades bien destacadas que provocó tal indignación entre la afición rojiblanca que la marca tuvo que lanzar una nueva elástica para ser utilizada como primera equipación dejando la original como tercera camiseta.