Nike pide disculpas por sus polémicas ‘Black and Tan”

0

La firma norteamericana ha emitido un comunicado en el que pide disculpas a la comunidad irlandesa asentada en los Estados Unidos y a todos los irlandeses en general por la polémica generada con sus “Balck and Tan”.
“Tarde, pero al menos, ha llegado”. Esta es la opinión de muchos irlandeses y miembros de una de las comunidades con mayor arraigo dentro de los Estados Unidos ante el comunicado de disculpas que ha emitido la compañía para dar por zanjada la polémica del nombre de sus zapatillas.

Tal y como os conté en MD (Ver Artículo en MD), la firma norteamericana había puesto a la venta en los Estados Unidos unas zapatillas con un nombre cargado de polémica: las ‘Black and Tan’, nombre con el que se conoció a la represora policía irlandesa de principios del siglo XX que arremetió de forma brutal e indiscriminada contra la población de aquel país. La presión montada por la comunidad irlandesa asentada en los Estados Unidos ante tal decisión fue tal que ha motivado que la compañía se haya visto obligada a emitir un “frío comunicado”, según los propios irlandeses, en el que pide que sean aceptadas sus disculpas.

El caso es que dentro de la propia comunidad, que pretenden dar el tema por zanjado y cerrar así la polémica generada, no acaba de sentir muy “creíbles” las disculpas de la marca, puesto que siguen considerando inaudito el hecho de que una compañía de las dimensiones de Nike no fueran conscientes de las connotaciones que tenía dicho emblema. Y lo fundamentan estas sospechas en varios hechos claves: el primero, que la compañía lanza las zapatillas tan sólo unos días antes del día de San Patricio, emblema de la comunidad irlandesa. El segundo, la tardanza de la compañía en emitir unas disculpas que, aunque tibias, hubieran cortado de raíz el problema. Y el tercero, la sospecha de que todo ha sido premeditado para generar expectativas en cuanto a las zapatillas en sí no deja de planear sobre la cabeza de los irlandeses. A ello contribuye el hecho de que Nike no sólo no ha dicho que va a cambiar el nombre a las zapatillas en cuestión, si no que continua con su campaña de promoción, marketing y venta de las mismas por todos los Estados Unidos al precio de unos 100 euros. Pero como dicen miembros destacados de la comunidad irlandesa, “vamos a quedarnos con que, al menos, se han disculpado”.