Nike padece su propio “momento Götze” un año después en el Barça

0
Ivan Rakitić con camiseta adidas en su presentación con el FC Barcelona
  • adidas “se cuela” en la presentación del croata Ivan Rakitić por el FC Barcelona
  • La acción ha provocado el malestar de Nike con la directiva azulgrana por no saber evitar este tipo de detalles que la propia Nike puso en práctica hace un año en la presentación de Götze con el Bayern de Munich

Hace ahora justo un año tenía lugar una de las presentaciones más esperadas en el fútbol alemán: la del centrocampista del Borussia Dortmund, Mario Götze, por el Bayern de Munich, gran rival de la escuadara de Dortmund y los dos finalistas de la edición de ese año de la UEFA Champions League.

El acto, lo suficientemente mediático ya de por sí al tratarse del traspaso de uno de los jugadores emblema de un equipo a su máximo rival, adquirió tintes de resonancia mundial después de la puesta en marcha de una de las estratagemas más estudiadas, elaboradas y a la vez sencilla que jamás haya dado tanto que hablar dentro del marketing: la multinacional norteamericana Nike, que tiene como uno de sus grandes embajadores a Götze, vistió al jugador para la ocasión con una llamativa camiseta de la marca aún quizás sin muchas esperanzas de que ese ardid saliera adelante, pues estimaba que los responsables del Bayern o de la marca alemana estarían al tanto para detener esa intromisión de los norteamericanos. Pero no fue así.

En pleno corazón de adidas, una camiseta Nike

Al día siguiente, los medios de comunicación de todo el mundo no hablaban de otra cosa. Y no nos referimos a la presentación oficial de Götze por el Bayern de Munich, que también, sino a la enorme osadía de Nike y el jugador de acudir a la fiesta de presentación organizada por el Bayern, recordemos, un club adidas, ataviados con indumentaria de Nike. Pero como decimos, el hecho en sí llamó poderosamente l aatención en el sector. Todo el mundo hablaba de cómo Nike se había logrado “colar” en una fiesta reservada para mayor grandeza del Bayern y de adidas, que dicho sea todo de paso, no sólo es patrocinadora oficial del club sino además accionista del mismo.

La afrenta adquirió tales dimensiones, que desde la propia marca no se dudó en exigir responsabilidades dentro del club y en dar un buen tirón de orejas al jugador por su acto de rebeldía contra su nuevo club y contra la marca que, no sólo vestía al Bayern, sino como decimos, además, era propietaria del mismo. Sin embargo, la actitud de la compañía no hizo sino más que dotar al asunto de una mayor resonancia del hecho en sí si cabe a la que ya tenía. Nike, con muy poquito, había conseguido transformar un evento diseñado para mayor gloria del Bayern y de adidas, en un perfecto escenario para desplegar su Caballo de Troya en forma de Mario Götze. La polémica en sí duró semanas, tantas como quiso adidas, que con el paso de los días comenzó a darse cuenta que insistir en la misma no provocaba más que el efecto contrario al deseado: cada vez se hablaba más de la enorme victoria de Nike en un club adidas, y lo que era peor, en pleno hogar de adidas.

La respuesta de adidas, en la Bota de Oro de Leo Messi

Desde aquel momento, adidas llevaba marcada a fuego en su piel la afrenta de Nike, esperando una dulce respuesta que llegó cuatro meses después. Así, allá por el mes de Noviembre del año 2013, en los prolegómenos del encuentro que disputarían correspondiente al Campeonato Nacional de la Liga BBVA española el FC Barcelona y el Granada en el Camp Nou, un Leo Messi lesionado ofreció a la afición azulgrana el trofeo de la Bota de Oro que le acreditaba como máximo goleador europeo de la temporada anterior. Y ese acto, precisamente, fue el escenario elegido por adidas, gran rival de Nike y sponsor personal de Messi, como el ideal para planear la tan esperada venganza contra Nike dentro de filas alemanas.

El argentino es el ‘Caballo de Troya‘ que adidas, que le patrocina, tiene
‘incrustado’ en filas ‘enemigas’: el FC Barcelona, un club sponsorizado
técnicamente por Nike
que, una y otra vez ve como adidas es capaz de
adueñarse para sí, a través de la figura de Messi, de los triunfos que
el conjunto catalán consigue a nivel de club a través de campañas de
felicitación a Messi por los títulos conseguidos, algo con lo que Nike
no transige debido a la resonancia mediática que adidas obtiene a costa
de los éxitos de un club ‘suyo’.

Ese díasaltaba al terreno de juego un Leo
Messi dispuesto a ofrecer el nuevo trofeo conquistado, la Bota de Oro, a
los aficionados allí congregados, y ataviado con un look informal
compuesto de unos vaqueros y una sudadera. Y ahí sirvió adidas lo
suficientemente frío el plato de su venganza contra Nike
. Si Götze se
presentó en su día con una llamativa camiseta de Nike en un acto donde
todo estaba dispuesto para que adidas se llevara todos los honores,
ahora la firma alemana hacía lo mismo y con las mismas armas: una
sudadera donde adidas era la principal protagonista de la misma. La
venganza estaba servida. Lo que los grandes gurús del marketing
deportivo habían vaticinado se había cumplido: adidas había devuelto la
‘osaída’ que llevó a cabo Nike con Götze en pleno corazón de adidas con
las mismas armas: con otra sudadera y en pleno corazón Nike.

Nike, con la lección aprendida

Sin embargo, Nike tenía la lección bien aprendida. Y sabía que cuanto más indignada se mostrara públicamente por dicha afrenta, mayor sería la notoriedad y repercusión mediática que obtendría la acción de adidas. Así que, al contrario de lo que hizo la marca alemana con su reprimenda a Götze y al Bayern de Munich, en Nike optaron por dejar pasar la jugada de los alemanas, algo que le dio efectos: en los medios se hablaba del ofrecimiento de Messi de la Bota de Oro pero apenas del desplante de adidas a través del argentino a Nike.

En los círculos de especialistas en Marketing Deportivo la pregunta procedente era saber si Nike había actuado así para evitar incurrir el error que unos meses antes cometió adidas o bien por que Nike nunca se atrevió a presionar al FC Barcelona para que sancionara la indisciplina del jugador ante el temor de un posible distanciamiento entre marca y club que dejara el camino expédito a adidas para tratar una futura alianza con los azulgranas. Así pues, adidas se había vengado pero su repercusión apenas fue notoria.

Un año después, Nike bebe de su propia medicina

Pero cuando todo parecía haber llegado a su fin en este toma y daca de ataques y afrentas de las dos marcas a través de sus representantes en los equipos rivales, llegó hace apenas unos días la presentación del ex sevillista Ivan Rakitić, jugador croata anhelado por varios e importantes clubes europeos, con el FC Barcelona, que finalmente fue la entidad que se llevó el gato al agua. Y cuando más olvidadas estaba el tema Götze, adidas, esta vez sí, golpeó con la misma moneda a Nike, provocando los efectos (veremos si de tanta dimensión) como los producidos en la presentación del alemán hace apenas un año.

Al acto de presentación, el croata acudió con un flamante polo adidas de color rojo, que llamaba poderosamente la atención sobre el fondo blanco sobre el que se estampaba el escudo del FC Barcelona. Paradójicamente, ningún responsable del club se percató del asunto hasta el momento de firmar el contrato, instantes donde Rakitić apareció con un polo oficial de la entidad, vestida recordemos por Nike. Sin embargo, esos instantes previos fueron más que suficientes para que las redes sociales se colmaran de fotos de Rakitic junto al escudo del club con una camiseta adidas, algo que, esta vez sí, ha motivado que los dirigentes de Nike hayan llamado la atención al club para cuidar este tipo de detalles.

Casi un año después, y cuando nadie lo esperaba, adidas se ha tomado cumplida venganza del caso Götze, en pleno corazón de Nike (en uno de sus clubes más importantes en el mundo del fútbol) y de la misma manera que la puesta en práctica por Nike hace ahora apenas un año.