Nike logra ‘colocar’ su firma de complementos Cole Haan por 447 millones de euros

0

Nike ha logrado ‘deshacerse’ de dos de sus grandes quebraderos de cabeza, Umbro y la firma de calzados y complementos Cole Haan, con un balance final que los norteamericanos pueden considerar, cuanto menos, satisfactorio.

Y es que la venta de Cole Haan no ha tenido nada que ver, ni en el proceso ni en el resultado final obtenido por el gigante norteamericano, al que ‘padeció’ con Umbro. Y los resultados, tampoco. La venta de Umbro, paradójicamente, con un mercado abierto más o menos importante dentro del mundo del deporte, fue todo un quebradero de cabeza para la compañía norteamericana. De hecho, su venta final a Iconix y, sobre todo el precio de la misma, unos 175 millones de euros cuando su compra supuso un desembolso de cerca de los 400 millones de euros, parece indicar la imperiosa necesidad de desprenderse de un auténtico ‘lastre’ para Nike, que no supo o no pudo sacar a la firma británica el rendimiento necesario a todo el potencial que presumiblemente se le suponía antes de la adquisición.

Sin embargo, esa venta deficitaria de Umbro parece que se va a compensar y con creces con la venta de Cole Haan por parte de Nike. Y es que la firma norteamericana se ha logrado desembarazar de Cole Haan por la nada despreciable cantidad de 447 millones de euros, cuando fue adquirida por ‘tan sólo’ 62 millones de euros en el año 1988, a los que hubo que añadir el abono de otros 10 millones en concepto de abono de la deuda que arrastraba Cole Haan. Todo ello arroja un balance positivo en la operación de unos 375 millones de euros, que vienen a compensar, de alguna manera la paupérrima venta de Umbro, con un balance negativo en la operación de unos 225 millones.

La firma ha logrado vender a Cole Haan al grupo de capital privado Apax Partners, que se ha hecho con una icónica marca de zapatos masculinos, vestidos, cinturones, bolsos y demás complementos tanto para hombre como para mujer.

La decisión de vender Cole Haan permitirá a Nike centrar su atención en los propios productos de la marca insignia, además de sus otras marcas, esto es, Jordan, Converse y Hurley. Con esta venta, nada más conocerse, las acciones de Nike subieron un 1,03% en la bolsa de Nueva York, que viene a matizar la caída continuada que presentan dichos valores desde principios de año que ya se sitúa en algo más de un 4%.

Con esta venta, Nike cumple su objetivo básico marcado de vender estas dos marcas antes del cierre del próximo ejercicio fiscal, esto es, el 31 de mayo de 2013.