Nike lamenta la ausencia de Tiger Woods en el Master

0

Hoy comienza un Master de Augusta protagonizado, principalmente, por la ausencia de uno de los grandes iconos mediáticos de este deporte, el norteamericano Tiger Woods, actual número uno del golf mundial, y que hace ya una semana confirmó que no disputaría la presente edición debido a que no está completamente recuperado de los problemas de espaldas que arrastra y que le obligaron a someterse a una microdisectomía por la cual le fue liberado un nervio que llevaba meses impidiéndole rendir al máximo, una operación que fue llevada a cabo hace ahora diez días y de la que se recupera satisfactoriamente.

La ausencia de Woods restará atractivo a un Master esperado por la gran mayoría de aficionados que ven, con desconsuelo, como una de las principales estrellas del deporte estará alejado de la presente edición por una inoportuna lesión. Pero además de los defraudados fans, hay una importante compañía que también echara, y mucho, de menos al norteamericano en la presente edición del Masters: hablamos de la multinacional también norteamericana Nike.

Año 2012. El gran buque insignia de Nike en el mundo del golf, Tiger Woods, continúa envuelto en un sinfin de problemas como consecuencia de su escándalo sexual que le apartó de su casi sempiterno liderazgo en el mundo del golf a nivel mundial para convertirlo en un jugador casi casi mediocre. Nike, que tenía al golfista estadounidense como uno de los grandes referentes de la firma, no sólo en este deporte, necesita con rapidez otra cara visible que coja el testigo de Woods, inicialmente en el mundo del golf pero con la intención de hacerlo extensible a nivel mundial tal y como ocurrió con Woods.

Y se fijó en un joven irlandés que se convirtió en la revelación del mundo del golf en aquellos años, de nombre Rory McIlroy y al que firmó un megacontrato de 250 millones de dólares durante 10 años para convertirlo en el nuevo ídolo de los aficionados al golf.

Sin embargo, ocurrió lo que nadie esperaba. Mientras comenzaban a marcarse las primeras estrategias con McIlroy, Woods comenzó a resurgir. Superados sus problemas personales, volvió a centrarse en hacer lo que mejor sabe, jugar al golf. Los resultados volvieron a sonreírle y Woods volvió a ser ese faro guía que tanto necesitaba Nike. Tal fue el alcance de su resurgir, que el mismo provocó el colocar a McIlroy casi en el ostracismo, un irlandés que, entre la presión de las desproporcionadas cifras de su contrato y esta nueva presión añadida del resurgir de Woods, fue perdiendo cada vez fortaleza y posición en el universo de Nike.

Y con estos antecedentes llegamos al Master de Augusta 2014, con un Woods ausente por lesión y donde todas las esperanzas de Nike se ciernen a McIlroy. Pero, para desgracia de la propia marca, hay mucha diferencia mediática entre ambos jugadores.

Gracias a Woods, en la edición del año pasado Nike obtuvo una exposición televisiva de casi 35 minutos por los apenas 10 que ocupó McIlroy, de acuerdo con datos facilitados por la agencia Repucom. Pero hay más. Con Woods en activo, el año pasado la firma fue capaz de generar casi 4 millones de dólares en valoración en los medios de comunicación. Sin él, apenas logró alcanzar los 700.000 euros.

McIlroy no es el único jugador Nike en el presente Master de Augusta pero evidentemente, la ausencia de Woods dejará sobre sus hombros la responsabilidad de la exposición mediática de Nike. Un resurgir en su juego, resurgir que muchos esperan con anhelo incluso dentro de la propia Nike que ve como el jugador ha caído en rendimiento desde su fichaje por la marca, motivaría que la ausencia de Woods fuera menos pesada. Pero, desgraciadamente para McIlroy, la sombra de Wood es muy alargada.