Nike “enseña” a adidas como hacer camisetas con mangas

0




La polémica de las camisetas con mangas no parece tener fin. El último capítulo lo conocímos hace tan sólo unos días cuando Adam Silver, el nuevo comisionado de la NBA, comunicó sus intenciones de reunirse con uno de los más críticos con las nuevas prendas de adidas, LeBron James, para conocer de primera mano los verdaderos problemas que dicha prenda provoca en los jugadores que, tal y como defiende LeBron, llega incluso a disminuir el rendimiento de los mismos.

Así, a final de la presente temporada LeBron, en calidad de representante de los jugadores, y Sal LaRocca, máximo respondable de marketing en la NBA, además del propio Silver, mantendrán una reunión donde se expondrán las posiciones de cada una de las partes.

La historia de las camisetas con mangas es algo ya conocido por todos. adidas pretende revolucionar el mundo de la indumentaria en el baloncesto con la innovación que supone introducir  mangas en las camisetas de los jugadores, algo en lo que muchos ven una más que calculada estrategia de la propia NBA con la multinacional alemana adidas al objeto de contar con una mayor superficie para cuando llegue la tan esperada publicidad por las franquicias al mundo de los uniformes en la NBA.

adidas lanza así al mercado unas revolucionarias camisetas con mangas que se ajustan al cuerpo del jugador y que dan una imagen un tanto atípica para el aficionado tradicional al baloncesto. Pero las prendas no sólo llegan a inoportunar a esos aficionados más tradicionales sino que la multinacional alemana se encuentra en los jugadores, además de en otros sectores del baloncesto, un importante escollo que está a punto de echar al traste toda la estrategia diseñada para las mencionadas prendas.

Y en todo este escenario, un ausente, un ensordecedor silencio que llamaba poderosamente la atención: el de la marca rival por antonomasia de adidas, la multinacional Nike, que pasó de la incertidumbre que el anuncio de las nuevas prendas de la marca alemana le suponía ante la posibilidad de que fueran un auténtico éxito y adidas pasara a la historia como la verdadera innovadora en las camisetas de baloncesto, a ser considerada como la artífice de las críticas de LeBron o, en último caso, a ser tratada como la firma que más estaba disfrutando de toda esta polémica.

Pero si adidas creía que Nike no iba a decir nada al respecto o, que si lo había hecho, ya había dicho la última palabra, nuevamente se equivocaba. La multinacional norteamericana pretendía demostrar a adidas que a estos niveles no son buenos los experimentos y que, del modo más tradicional, se podía innovar en la indumentaria de los jugadores de baloncesto con la aceptación generalizada de todo el sector.

March Madness 2014. La principal competición del baloncesto universitario. El Marzo Loco. adidas ha elaborado para las universidades a las que viste una mezcla de equipaciones tradicionales con las revolucionarias mangas. Pretende que los focos de la atención mediática, aunque sean gracias a la polémica que las mismas suscitan, se centren nuevamente en la marca de las tres tiras. Nike, por el contrario, se debería contentar nuevamente con los tradicionales uniformes.

Pero todos aquellos que pensaban que Nike no se guardaba un as bajo la manga dispuesto a ser puesto en la mesa en el momento más inoportuno para su gran rival, se equivocaban. Y ese momento era justo ahora, con la celebración del March Madness y cuando la polémica de las camisetas estaban en su punto más álgido. Y en plena disputa de ese Marzo de Locura, Nike le enseñó a adidas cómo hacer camisetas con mangas.

La Universidad de St. Louis disputó sus encuentros del pasado fin de semana con unas camisetas que nada tenían de innovador: las tradicionales camisetas sin mangas del mundo del baloncesto. Pero hubo un hecho que llamó poderosamente la atención de los aficionados presentes: ¿se disponía Nike a imitar a adidas con sus camisetas con mangas? Y sobre todo, ¿qué había de nuevo en ese diseño de las nuevas camisetas con mangas de Nike?

La respusta fue sencilla: nada. Nike no lanzó camisetas con mangas. Nike eligió a jugadores determinantes del equipo de St. Louis para que lucieran, debajo de sus camisetas de tirantes otra camiseta con mangas, también propiedad de Nike, al modo tradicional que siempre se ha hecho en el baloncesto mundial, pero con una novedad: el acomplamiento entre ambas camisetas era perfecta. Es más, el diseño de las camisetas sin mangas de Nike tenía dos especies de aros diseñados en sus camisetas con mangas que se acomplaban a la perfección con la de las mangas de debajo, dando la impresión de ser una única camiseta. Para colmo de males de adidas, ningún jugador que utilizó esta combinación se quejó de que la misma influyera en el rendimiento del mismo, entre otras cosas porque la camiseta con mangas de debajo no era ajustada como la de adidas sino lo suficientemente ancha como para permitir maniobrabilidad y libertad en el brazo del jugador.

La estrategia de Nike funcionó a la perfección. Y no la utilizó sólo con la Universidad de St. Louis sino que la puso en práctica con la mayoría de sus representantes. El mensaje llegó a la afición y al resto de sectores implicados en el baloncesto norteamericano y adidas vio con asombro como, a veces, lo más sencillo es lo más innovador. adidas quiere implantar sus camisetas con mangas… y Nike le ha mostrado en el March Madness como se hacen realmente dichas camisetas.