Nike despide a más de 300 trabajadores en Camboya por reivindicar subida de sueldo

0

Lo de las grandes compañías textiles con fábricas en Asia en general, y de ropa deportiva en particular, es para hacérselo mirar. Y es que las continuas noticias que nos llegan desde el continente asiático respecto a las mismas no deja en muy buen lugar, la mayoría de las veces, a gigantes como Nike o adidas, que en muchos casos se han visto obligadas a dar marcha atrás en sus intenciones con los trabajadores de aquellas latitudes ante el temor del daño que los continuos conflictos están inflingiendo a la imagen de la marca.

No hace mucho era noticia de portada en MD la marcha atrás que había tenido que dar la firma alemana adidas para indemnizar a los trabajadores despedidos en sus fábricas de Asia ante la envergadura de un conflicto que estaba teniendo para la compañía consecuencias nefastas en los Estados Unidos, ante la ruptura progresiva y continuada de acuerdos comerciales con importantes universidades estadounidenses por decisión unilateral de las mismas como medida de presión para resolver el problema, hecho que conllevó un daño importantísimo a la imagen de la marca de las tres tiras.

Ahora, los problemas se pasan al lado de enfrente y parece que la noticia en sí puede afectar y mucho a su imagen en el mundo occidental. Hablamos de la decisión de la firma norteamericana Nike de despedir a 300 trabajadores de una de sus fábricas en Camboya (en Sabrina) por ir a la huelga para reclamar un aumento salarial de algo más de 10 euros.

Así, Nike Sportswear Company argumentó su decisión según cartas de despido a las que ha tenido acceso la agencia Reuters, en la violación de la legislación laboral y las normas internas de la fábrica. La noticia ya fue comentada en MD hace algunas semanas dada el alcance de las protestas que llevó a duros enfrentamientos entre los manifestantes y la policía el pasado 27 de mayo y la última vez el 03 de junio.

Los trabajadores de las fábricas, en las que trabajan más de 5.000 personas, reclamaban una subida mensual de 10,5 euros y el establecimiento del salario mínimo en 55 euros. Sin embargo, las consecuencias han sido todo lo contrario a lo que buscaban con la decisión de Nike de dejar en la calle a más de 300 trabajadores por altercados y problemas con las autoridades.

La decisión debe preocupar y mucho a Nike y más después de ver el duro revés que adidas sufrió por parte de las universidades norteamericanas tal y como hemos mencionado que llevó a perder importantes y jugosos contratos con las mismas. El tiempo dirá si se levanta ahora un movimiento de similares características contra Nike.