Nike comienza a retirar su apoyo a la Fundación Livestrong

0

Poco a poco, huyendo del estruendo causado por el escándalo Armstrong, de la manera más sigilosa posible y sin que apenas tenga repercusión de cara a la opinión pública. Esa es la manera elegida por la firma norteamericana Nike para abandonar el proyecto de la Fundación Livestrong, puesta en marcha en su día por el ex ciclista norteamericano Lance Armstrong y poner fin a cualquier tipo de conexión que relacione a la marca con el de Texas.

Las consecuencias del caso Armstrong van acompañadas, todo el mundo así lo esperaba, de lo que en cualquier conflicto se conocen como daños colaterales, es decir, aquel perjuicio o daño no intencionado que se causa a un tercero que de alguna manera aparece relacionado con el protagonista de la historia. Ese es el caso de la Fundación Livestrong, organización creada por el ciclista norteamericano en el año 1997 y cuyo objetivo es la investigación en la lucha contra el cáncer.

Desde que se destapó todo el escándalo de dopaje que ha acabado con la carrera y la imagen del considerado mejor ciclista de todos los tiempos, y a pesar de los intentos de la propia Fundación de desvincularse de la imagen de su fundador, al que consideró desde entonces como eso precisamente, como el fundador de la organización pero que nada tenía que ver ya con la misma, hecho éste que ha recalcado desde aquel momento por activa y por pasiva, en el seno de la propia Fundación eran conscientes que las aristas del caso Armstrong muy probablemente tuvieran a la misma como uno de sus damnificados. Y así ha sido.

Y, pese a que los deseos de la firma norteamericana Nike hubieran sido llevarlo en la más estricta confidencialidad y discrepción, ha sido la propia Fundación la que, a través de un comunicado ha informado del asunto. Y es que al parecer, la marca de Oregon ha remitido un escrito a la Fundación Livestrong en el que le informa del cese de su relación en cuanto a la fabricación de los productos de la Fundación se refiere. Tal es así que, según informa la propia Livestrong, la Fundación ha perdido su mayor soporte y apoyo corporativo con la decisión de la firma norteamericana de retirar su apoyo en lo referente a la producción de ropa y calzado con la marca, algo que ocurrirá una vez finalice el presente año 2013.

No obstante, desde Nike se ha señalado que aún siendo cierto este extremo, la compañía continuará apoyando a la Fundación desde el punto de vista económico a través de medidas de financiación directas. Nike lleva dando todo su apoyo a esta Fundación desde el año 2004, año en el que se unió al movimiento. Desde entonces, ha logrado captar más de 100 millones de dólares a través de la venta de las conocidas pulseras amarillas Livestrong, que proporcionaba y vendía la compañía y cuyos beneficios iban para la Fundación.

La salida de Nike se irá produciendo poco a poco como decíamos al comienzo del artículo, tratando de alejarse del ruido mediático que alcanzó su máximo estallido con la publicación del escándalo.