Nike aplicará tácticas de adidas en la lesión de Kevin Durant

0
  • La inoportuna lesión de Kevin Durant, que le mantendrá fuera de las pistas entre 6 y 8 semanas como mínimo, han sido un enorme varapalo para Nike y su estrategia con el jugador después de la multimillonaria renovación
  • Los esfuerzos ahora se centrarán en activar la relación entre las partes mientras dure su lesión para evitar que la marca Durant caiga estrepitosamente

El pasado fin de semana los Oklahoma City Thunder asistían con preocupación a un inesperado contratiempo. Uno de sus jugadores franquicias, el último MVP de la NBA, Kevin Durant, se lesionaba de gravedad en su pie derecho. Fue el propio jugador el que advirtió a los responsables médicos de la franquicia de las molestias que tenía en el pie derecho durante una de las sesiones de entrenamiento.

Alarmados y preocupados, el equipo médico procedió a realizarle las pruebas oportunas que determinaron que el jugador sufre una lesión llamada Fractura de Jones, que precisa de intervención quirúrgica y que mantendrá alejado de las pistas de juego al jugador entre 6 y 8 semanas en el mejor de los pronósticos.

La “Maldición Rose” ataca de nuevo

Se cumplía así la que está comenzando a conocerse como la “Maldición
Rose” en el entorno del deporte USA: jugadores que firmaron importantes
acuerdos de patrocinio con no menos importantes marcas y que a las pocas
fechas sufrieron lesiones que les mantuvieron apartados grandes
periodos de tiempo. Ocurrió en el caso Derrick Rose, Ricky Rubio o Robert Griffin III (éste en el ámbito de la NFL) en el caso de adidas y está ocurriendo ahora mismo con Kevin Durant en el caso de Nike.

Todos estos cracks del mundo del deporte tienen un denominador común: tras firmar su acuerdo (gigantesco en todos los casos) con su patrocinador, acabaron lesionados a las pocas semanas de sellar el pacto, algo que, como decimos, han seguido todos los protagonistas con asombrosa coincidencia. La maldición Rose (por ser Derrick Rose el primero en sufrirla y dar nombre a la misma) nuevamente se cumplía con Kevin Durant, esta vez en Nike.

Golpe a la estrategia de Nike

Pero si deportivamente la lesión ha sido un duro golpe para los Thunder, particularmente complicado se presenta el escenario en la firma que hace tan sólo unos días lograba, en última instancia y a base de golpe de talonario, retener al crack de la NBA entre sus filas ante las embestidas acometidas por una pujante Under Armour. Hablamos de Nike.

Alrededor de 300 millones de dólares por un contrato de 10 años de duración eran motivos más que suficientes para articular una importante estrategia de marketing nada más confirmar la relación entre Nike y Kevin Durant que comenzara a activar el nuevo periodo entre ambas partes y que, sobre todo, comenzara a repercutir tasas de retorno importantes a la firma en su relación con el jugador, una estrategia que ve como la lesión de Durant supone un duro obstáculo a superar. A pesar de todo, Nike tiene un plan.

Imitar las tácticas de adidas

Y por muy difícil que pueda parecer entenderlo, Nike ha encontrado la solución a este contratiempo en su gran rival, adidas. La marca alemana ya vivió algo parecido con dos importantísimos embajadores, en deportes diferentes, baloncesto y football, NBA y NFL, que nada más firmar su contrato (espectaculares contratos por otro lado) con la firma de las tres tiras, sufrieron gravísimas lesiones que les tuvieron alejados de la práctica deportiva durante bastante tiempo.

El primer gran afectado fue el llamado a ser gran baza de los Bulls, Derrick Rose. Una inoportuna lesión le ha tenido fuera de las canchas de baloncesto más de dos años, poniendo en grave riesgo la enorme inversión puesta en marcha por adidas para incorporarlo como gran embajador de la firma. Lejos de desanimarse, la compañía alemana articuló una estudiada campaña durante la lesión de Rose orientada a activar y mantener en el subsconsciente del aficionado la marca Rose lo suficientemente viva no ya para que diera beneficio sino más bien para que su ausencia ocasionara más daño del que ya producía.

Mientras Rose trabajaba duramente para volver a las pistas, adidas sufrió otro duro golpe: su gran embajador en la NFL, Robert Griffin III sufría otra inoportuna lesión que igualmente le tendría alejado de los terrenos de juego un largo periodo. Pero adidas tenía lo suficientemente cercana la lesión de Rose como para saber que la mejor defensa es un buen ataque y, tal y como ocurrió con Rose, puso en marcha toda una campaña para mantener viva en el aficionado la marca Griffin III durante su ausencia.

Nike aplicará las tácticas de adidas

Con estos antecedentes, la solución que buscaba Nike a este contratiempo la tenía en la cera de enfrente, en la casa de su gran rival, adidas. Y a buena fe que la pondrá en marcha. De esta manera, los alemanes habrán servido de fuente de inspiración en Nike para acabar con el problema de su estrategia ahora que Durant ha caído lesionado. La solución es sencilla: lejos de lamentarse y esperar la vuelta, es ahora cuando debe actuar con más fuerza su departamento de marketing para manter viva la imagen de Kevin Durant durante este periodo.

Kevin Durant es uno de los jugadores que más dinero le reporta a Nike por la venta de sus zapatillas: más de 175 millones de dólares anuales, cifra más que suficiente para justifica cualquier tipo de actuación por parte de Nike ahora que el jugador está lesionado. Si a esto le unimos el enorme desembolso realizado por Nike para retenerlo y el hecho de que un importante porcentaje de esos 175 millones de dólares irán ahora a manos del jugador (porcentaje superior al que ya tenía), está más que justificado que Nike gire la vista hacia la firma alemana y copie estrategias e ideas para mantener viva durante su ausencia la marca Rose.